Día 3: "Vamos a desobedecer todo mandato de guerra e inhumanidad": Sicilia

lunes, 6 de junio de 2011

ZACATECAS, Zac., 6 de junio (apro).- El poeta Javier Sicilia condenó el “acto de provocación” de la Policía Federal (PF) al irrumpir en las oficinas del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, en Ciudad Juárez, Chihuahua, y responsabilizó directamente de ese hecho al presidente Felipe Calderón.

Al llegar a la plaza principal de esta ciudad, Sicilia aseguró que el movimiento que encabeza no responderá a esa lamentable acción “porque está conformado por ciudadanos de paz”.

         Y añadió:

“No entendemos qué puede buscar la Policía Federal en las oficinas donde laboran los heroicos defensores de los derechos humanos de Ciudad Juárez, pero sí queremos manifestar que si el objetivo es amedrentarnos, se equivocan, pues si hemos salido a recorrer el país y mostramos públicamente nuestro dolor e indignación, es justamente porque superamos el miedo y la impotencia, y ni el crimen ni la represión nos harán retroceder”, puntualizó.

         El poeta leyó aquí la “Declaración de Zacatecas”, a propósito de la incursión de elementos de la PF, la noche de ayer, a las oficinas del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, hecho que fue denunciado por el director de esa organización civil, el sacerdote Óscar Enríquez, quien dio a conocer que los agentes rompieron candados y sustrajeron archivos y documentos.

“¿Qué busca Felipe Calderón en el Centro de Derechos Humanos Paso del Norte? ¿El expediente del dolor y la injusticia, las pruebas irrefutables de su incapacidad para garantizar la paz y la legalidad? ¿Qué guerra pretende ganar instruyendo a su policía a comportarse como delincuentes?”, preguntó Sicilia ante los activistas de la Caravana por la Paz y los zacatecanos que se concentraron esta tarde en la Plaza de Armas, frente al Palacio de Gobierno.

         Asimismo, recordó que la autoridad máxima de la Policía Federal destacamentada en Ciudad Juárez es la presidencia de la República, y advirtió que si con esta agresión se pretende que los integrantes del movimiento por la paz pierdan los estribos y respondan con violencia, “no cuenten con nosotros”.

         Manifestamos desde la tierra que vio nacer al poeta Ramón López Velarde que no vamos a cooperar con la espiral de violencia, que no cuenten con nosotros, que sus juegos de guerra nos lastiman y nos indignan, y que vamos a desobedecer todo mandato de guerra e inhumanidad”, dijo Sicilia al leer parte de la “Declaración de Zacatecas”.

         Al recordar la emblemática poesía de López Velarde, añadió: “Somos amantes de la Suave Patria” y por ello, agregó, el movimiento ha emprendido el camino del consuelo, de la paz y la búsqueda de la justicia a través de la legalidad.

Por eso, insistió, “esta provocación a todas luces ilegal no nos hará perder el rumbo”.

         Cuando la Caravana arribó a esta ciudad, los integrantes de la Coordinadora Zacatecana por la Paz, en su mayoría jóvenes, expresaron su solidaridad con mantas y pancartas, y hablaron de sus propias historias de violencia.

         El contingente, que salió de Morelos el pasado sábado 4, arribó a territorio zacatecano alrededor de las 13:00 horas. En el parador de Las Arsinas –un punto identificado por el Ejército como de vigilancia de “halcones” del crimen organizado– fue recibido por dos camionetas con elementos de la Policía Federal, quienes escoltaron el recorrido.

Después de marchar por las avenidas González Ortega e Hidalgo hasta la Plaza de Armas, los integrantes de la Caravana por la Paz atendieron el testimonio de la madre de uno de los muchos desaparecidos en esta entidad.

Ofelia Carrillo detalló la desaparición de su hijo, el ex militar Edgar Humberto Quesada Castillo, cuando desempeñaba sus funciones como policía municipal en Calera, municipio al norte de la capital.

         El mes que entra, dijo, se cumple un año de la desaparición de Edgar Humberto, quien era policía de Calera. “Supimos que como a las cinco de la mañana lo sacaron los mismos de ahí y lo entregaron a unas personas. Desde entonces no sabemos nada… es muy triste para nosotros, como familia, ver a mis nietos que me preguntan por su papá, y ni yo misma sé dónde está. Nadie me ha ayudado… Si ya no vive, que también me digan dónde está, dónde lo dejaron”, exclamó.

         Raymundo Romero denunció que desde el 16 de marzo pasado, su padre, Arnulfo Romero, está desaparecido. “Mientras él no regrese, (las autoridades), por omisión, serán cómplices de los delincuentes… Jamás nos han pedido rescate ni hemos recibido una llamada de quienes lo levantaron. Mi padre está vivo, lo sé y lo siento, lo siente mi familia, él va a regresar con nosotros, sólo quiero que lo ayuden a regresar los que están ahí para procurar justicia…”.

         Al templete también subió Jorge Guardado, hermano del ex alcalde de Fresnillo, Juan Carlos Guardado, quien desde el 2 de febrero pasado desapareció junto con su chofer Francisco Javier Sánchez.

“Nos pidieron dinero, les pagamos a los extorsionadores. Dijeron que estaba muy golpeado y lo iban a entregar, pero no. Sabemos que está vivo, tenemos datos de que está vivo”, dijo Jorge.

         “Estamos recuperando el territorio” con esta marcha, dijo minutos Javier Sicilia, cuando lo recibió un grupo entusiasta de zacatecanos.

“Los criminales no nacieron, se hicieron, también son víctimas de omisiones”, añadió el poeta en la Plaza de Armas.

Y más: “Clamamos por justicia a los procuradores, esa es una justicia que nos deben. Nosotros estamos haciendo la nuestra, que es el consuelo. Nos estamos arropando y estamos conquistando nuestras calles, nuestras carreteras, nuestra dignidad”.

Comentarios