Descarta Gordillo jubilarse, 'menos bajo presión'

miércoles, 13 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- La profesora Elba Esther Gordillo Morales, lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), descartó cualquier posibilidad de jubilarse, mucho menos, subrayó, “bajo presión”. En una entrevista con la agencia española EFE, la maestra dejó en claro que los únicos que pueden “jubilarla” son ella misma y los profesores. La revista Proceso reveló en su edición de esta semana (número 1810) que en una reunión celebrada en Los Pinos los primeros días de enero de este año, el presidente Felipe Calderón le dijo a Gordillo: “Maestra, creo que debería ir pensando en su retiro.” La frase, según escribió José Gil Olmos, fue interpretada como una amenaza para la lideresa magisterial, quien empezó a tejer su estrategia, que derivó en la confirmación del pacto que selló con Calderón en 2006 a cambio del apoyo del SNTE y el rompimiento con Miguel Ángel Yunes, uno de sus más cercanos colaboradores. Hoy, Gordillo aceptó que es necesario “ir pensando, con serenidad y madurez, en los relevos”, sin embargo, precisó que no tiene planeado jubilarse, ni siquiera bajo presión. “Los únicos que pueden jubilarme son los trabajadores de la educación y yo misma, por mi tiempo en el servicio", dijo la profesora Gordillo, quien con una plaza de directora y un salario de 29 mil pesos mensuales, es propietaria de más de 60 residencias, incluidos un departamento en París y una casa en San Diego, California, Estados Unidos. Dijo que se ve aún trabajando en el SNTE y destacó que pensando “con madurez y serenidad” en los relevos, ya se están “formando cuadros” para su eventual retiro de la vida sindical. Gordillo, cuyo periodo como presidenta del SNTE terminó el pasado mes de marzo, al igual que el de todos los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional, aceptó que el sindicato que preside sea sometido a una auditoría, como retó su examigo Miguel Ángel Yunes. Sin embargo, aclaró que ésta se lleve a cabo no “al calor de la presión”, ya que se trata de fondos privados y no públicos, como los del ISSSTE.