Fallo de la Corte favorece al narco, argumenta la Sedena

miércoles, 13 de julio de 2011 · 14:04
MÉXICO, D.F., 13 de julio (apro).- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se opone abiertamente a que militares que incurran en violaciones a los derechos humanos sean enjuiciados por tribunales civiles, como resolvió ayer la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Según el subdirector de asuntos internacionales de la Dirección General de Derechos Humanos, coronel de Justicia Militar Aníbal Trujulllo Sánchez, dicha disposición no tiene razón de ser porque la mayoría de las quejas interpuestas contra la dependencia son promovidas por grupos criminales que de esa forma pretenden evadir la acción de la justicia. Revela, por ejemplo, que de las 5 mil 301 quejas por violaciones a las garantías individuales que se han presentado contra la Sedena en lo que va del sexenio, poco más de 4 mil son promovidas por el crimen organizado, por lo que han concluido sin responsabilidad para el Ejército mexicano. Además, indicó, 796 se encuentran en trámite y solo 86 se han concluido con algún tipo de recomendación, es decir en solo 1.6 % se ha encontrado alguna acción indebida de elementos, por lo que han sido aceptadas por la secretaria de la Defensa Nacional, mientras que 69 ya se encuentran archivadas. En declaraciones al diario Excélsior, el mando castrense comenta, asimismo, que la soberanía nacional está por encima de los organismos internacionales en materia de derechos humanos. “Para las personas que están trabajando al margen de la ley va hacer siempre una alternativa, un argumento de defensa para buscar su libertad mas allá de la apelación que existe en un procedimiento de tipo penal y ahora ya tienen el recurso de la queja ante los organismos de los derechos humanos locales, nacionales e, inclusive, internacionales” dice. Esos son, subraya, los motivos por los que los militares no deben ser sometidos a los juzgados civiles. El exasesor jurídico del Secretario de la Defensa Nacional sostiene que el personal militar se está adiestrando en materia de derechos humanos para aplicar las normas jurídicas establecidas por las leyes mexicanas y adoptadas por los tratados internacionales para proteger las garantías individuales de las personas aún cuando se trate de “aquellos que lesionan con sus acciones a la ciudadanos”. Abunda: “Las cifras hablan de nuestro total apego a cumplir las leyes, hay disposición y compromiso de acatar las disposiciones y proteger los derechos humanos, y de actuar ajustándonos cabalmente a este marco de legalidad y de respeto a estas prerrogativas”. Trujillo, quien se ha desempeñado también como jefe de averiguaciones previas de la Procuraduría General de la Justicia Militar, hace un llamado a los legisladores, a los ciudadanos y al Estado Mexicano "a defender la soberanía nacional porque ningún organismo internacional puede estar por encima de las leyes establecidas por un órgano constituyente ni por encima de la soberanía de las naciones". Sobre todo, dice, en casos como la determinación de la CIDH en relación con los ecologistas Teodoro Cabrera y Rodolfo Montiel, quienes presuntamente fueron torturados por elementos del Ejercito. Refiere: “Aquella instancia internacional, ahora si que 'de larga distancia', consideró que habían sido maltratados y que habían sido torturados y con ese motivo condena al Estado Mexicano a indemnizarlos, a pedir disculpas, y que su determinación debe prevalecer. Y prácticamente todo el trabajo del sistema jurídico penal mexicano se convierte en nada. Y por otro lado este organismo dice que modifiquemos nuestro sistema legislativo y que modifiquemos nuestro sistema de justicia militar. “Es ahí cuando vemos que al crimen organizado le da buenos resultados, buenos dividendos (denunciar al Ejército), y lo saben, y lo saben explotar bien, por eso este tribunal, la CIDH, falta que se acerque a nuestro país, que conozca nuestra historia, que conozca nuestra realidad que se interese en nuestro futuro y se va a dar cuenta que estamos trabajando con seriedad en los derechos humanos”, finaliza.

Comentarios