Le ofrecieron empleo... y la obligaron a prostituirse, narra víctima

miércoles, 13 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- De manera inusual, una víctima de trata liberada por organizaciones de la sociedad civil narró el engaño del que fue objeto por una banda criminal que, luego de sacarla de la Ciudad de México, la forzó a prostituirse en Monterrey, la ciudad conocida como la capital nacional del table dance. La joven expuso su testimonio ante el presidente Felipe Calderón; el secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora, y la procuradora general de la República, Marisela Morales, así como de otros funcionarios y legisladores que asistieron a la promulgación de la reforma en materia de trata de personas. La mujer fue sometida a tratos inhumanos, explotada sexualmente y entregada a narcotraficantes como mercancía sexual. “Por miedo, obedecí a narcotraficantes, tratantes y fui sobajada hasta ser una cosa, no una persona”, denunció. A través de la transmisión de su imagen en las sombras para proteger su identidad, con un discurso bien articulado y sin improvisaciones, la víctima dijo que cuando era estudiante de preparatoria un hombre le ofreció trabajo como edecán, por el que ganaría unos 700 pesos diarios, transporte, hospedaje y viáticos. “Me pintó un mundo de superfantasía”, narró e inclusive le dijo que su inexperiencia como edecán no tendría problema porque sería capacitada. Al llegar a Monterrey, el trabajo en realidad era en un men’s club. Según la joven, que se encontraba en una sala contigua al salón Adolfo López Mateos, de la residencia oficial de Los Pinos, en ese lugar había mujeres de Europa del Este que, por sus condiciones alimenticias y sanitarias, presentaban graves enfermedades en la piel. Una vez sanadas, las mujeres eran vendidas a otros tratantes por los propietarios del lugar regiomontano. La joven sostuvo que además fue forzada a drogarse, estaba incomunicada de su familia y se sentía secuestrada. “Me sentía muerta, sutilmente rodeada de personas que estaban acostumbradas a vivir en ese mundo tan vil, tan inhumano”, expresó. El discurso fue aprovechado también para denunciar que, a través de la red social de Facebook, la organización criminal que la explotó sigue engañando jovencitas. También denunció que en el callejón de Manzanares, en la Ciudad de México, opera una red de trata, sobre el que hay un juicio por extinción de dominio y en el que participan dos de sus compañeras de refugio. En ese lugar persiste la prostitución de mujeres y niñas, acusó. La víctima se refugió desde hace tiempo en la fundación Camino a Casa, un organismo dedicado a resguardar a víctimas, creado por la diputada Rosa María de la Garza Ramírez, quien preside la Comisión de Trata de Personas y es dirigente de una organización evangélica denominada Casa sobre la Roca. Por último, la joven elogió ampliamente a la legisladora panista por su labor, e inclusive habló de aspectos muy específicos de la agenda de De la Garza Ramírez, pero presentándolas a nombre de todas las víctimas del país.

Comentarios