Se enfrascan AMLO y gobernador de Puebla en guerra de descalificaciones

jueves, 14 de julio de 2011
PUEBLA, Pue. (apro).- El conflicto entre Andrés Manuel López Obrador y el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, escaló al intercambio de insultos y descalificaciones, luego de que ayer el líder opositor acusara al mandatario de “mafioso” y de ser un “aprendiz de dictadorzuelo”. Hoy, en un comunicado, el Gobierno del Estado respondió en el mismo tono y llamó “líder mesiánico” a López Obrador, quien, según la administración poblana, es un “desestabilizador” que “arropa causas ilegales” que carecen de soporte social. Ayer, en una concentración realizada en Atlixco, López Obrador, quien se hace llamar “presidente legítimo”, acusó a Moreno Valle de ser un “aprendiz de dictadorzuelo” y aseguró que en Puebla “se fue el góber precioso y llegó el góber mafioso”. El secretario general de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, quien hasta hace unos meses era militante de Convergencia, se sumó a la polémica y en una entrevista calificó a López Obrador como “una persona llena de rencor”. Rafael Moreno Valle llegó al poder gracias a una amplia alianza encabezada por el PAN, PRD, PT y Convergencia, los mismos que apoyan el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y el Diálogo para la Reconstrucción de México (DIA). En un acto realizado la tarde-noche del miércoles en Atlixco, López Obrador dijo que Moreno Valle sigue la misma escuela del expresidente Gustavo Díaz Ordaz para reprimir a grupos sociales, como el Sindicato Único de Trabajadores de los Colegios de Bachilleres de Puebla (Sutcobp) y a los comerciantes de la calle 46 Poniente. En su discurso, el líder de Morena hizo referencia a las notas que recientemente han publicado los medios locales, en las que presuntamente, grupos afines al tabasqueño intentan desestabilizar al gobierno que encabeza Moreno Valle. Los asistentes a los actos realizados ayer en Atlixco e Izúcar de Matamoros fueron principalmente grupos inconformes con el gobierno estatal, como los comerciantes de la calle 46, que fueron gaseados por granaderos; los dueños de mototaxis, a los que se les retiraron los permisos para operar; ahorradores defraudados por inmobiliarias que no han sido apoyados por el gobierno e integrantes del Sindicato del  Colegio de Bachilleres, a los que se les ha negado la toma de nota. “Nosotros no pretendemos la violencia, lo que hacemos es apoyar las causas justas; lo que hacemos es enfrentar al autoritarismo”, declaró López Obrador, al señalar que el gobierno de Moreno Valle pretende meter entre la población la idea de que los seguidores de Morena son “rijosos, alborotadores y violentos”. López Obrador dio su respaldo al Sindicato Único de Trabajadores del Colegio de Bachilleres (Sutcobp), en su lucha por el reconocimiento oficial y acusó al gobierno de Moreno Valle de querer imponer un “sindicato blando”. Luego de estos señalamientos, hoy, el Gobierno del Estado emitió un boletín en el que, sin mencionarlo por su nombre, califica a López Obrador como “líder mesiánico”. “En Puebla los ataques sin fundamento de líderes mesiánicos que arropan causas ilegales y sin soporte social, no tienen cabida, por lo que, más que condenarlos, los invitamos a dejar sus esfuerzos desestabilizadores y a sumarse a la construcción del estado de paz y prosperidad que con mucho esfuerzo los poblanos construimos cada día”, señaló el Gobierno del Estado. Asimismo, señaló que mantendrá su “voluntad al diálogo”, “sin caer en provocaciones que sólo buscan crear un ambiente de discordia, donde priva la paz y la prosperidad (sic)”. Como prueba de esa disposición, mencionó la reunión que celebraron representantes del gobierno y del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME). Además, este día funcionarios del gobierno recibieron a Refugio Rivas Corona, dirigente del Sutcobp, quien reclama la titularidad del contrato con los trabajadores de esas escuelas. Según la versión oficial, el líder sindical y la administración estatal acordaron establecer una mesa de diálogo para encontrar una salida al conflicto gremial. Finalmente, el secretario general de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, se refirió a López Obrador como una persona “llena de odio” y aseguró que sus comentarios sobre el gobernador poblano son “desatinados”, pues el tabasqueño desconoce las situaciones políticas que se viven en la entidad.

Comentarios