Alistan relevo en la arquidiócesis de Guadalajara

viernes, 15 de julio de 2011
MÉXICO D.F., (apro).—Tras aceptar la renuncia del cardenal Juan Sandoval Iñiguez, el Papa Benedicto XVI está a punto de nombrar a su sucesor en la arquidiócesis de Guadalajara, la segunda circunscripción eclesiástica más importante del país, después de la arquidiócesis primada de México. Mientras el pontífice determina quién sucederá al cardenal Iñiguez, en los círculos eclesiales –tanto de México como de Roma-- ya empiezan a mencionarse los nombres de algunos jerarcas que tienen posibilidades de encabezar esa importante arquidiócesis. La lista la encabeza monseñor Javier Navarro Rodríguez, actual obispo de Zamora, Michoacán. Además de su juventud –nació en 1949--, Navarro es un obispo con experiencia y conoce muy bien la región jalisciense, pues nació en Tala, Jalisco, y fue durante algunos años obispo de San Juan de los Lagos, diócesis localizada en el mismo estado. Suena también mucho el nombre de monseñor Leopoldo González, quien actualmente es obispo auxiliar de Sandoval Iñiguez y secretario general de la Comisión del Episcopado Latinoamericano (CELAM), por lo que está al tanto de los problemas de la arquidiócesis de Guadalajara pero también tiene una amplia visión de la Iglesia en América Latina. El Arzobispo de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, es otro de los candidatos. Se supone que no tendría muchos problemas al tomar las riendas de la arquidiócesis tapatía, ya que tiene experiencia en lidiar con arquidiócesis importantes, como lo es la oaxaqueña. Además, Botello tiene una carrera sólida y ha sabido maniobrar en los conflictos en Oaxaca, sobre todo el de la APPO. Otro de los fuertes aspirantes es monseñor Carlos Aguiar Retes, considerado un peso completo, ya que es actual presidente del CELAM y también de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM). Aguiar Retes actualmente se desempeña como obispo de Tlalnepantla, Estado de México. Otro candidato es Emilio Berlié Belaunzarán, titular de la arquidiócesis de Mérida, Yucatán; y otro más el cardenal Francisco Robles, arzobispo de Monterrey, quien también es jalisciense, ya que nació en el poblado de Mascota. Finalmente, el Papa Benedicto XVI tiene la decisión en sus manos. Se especula que en pocos días dará a conocer el nombre del sucesor de Sandoval Iñiguez.