Acusan al gobernador de Veracruz de vincular a inocentes con el crimen organizado

miércoles, 27 de julio de 2011
JALAPA, Ver. (apro).- Medio centenar de trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), entre médicos y enfermeras, acusaron al gobierno de Javier Duarte de incluir indebidamente a personas inocentes en la lista de criminales abatidos en la lucha contra el crimen organizado, con el propósito de ocultar el fracaso de los operativos, como sucedió con dos de sus compañeros asesinados el pasado domingo. Frente al Palacio de Gobierno, con pancartas que portaban la leyenda “No eran sicarios”, el personal médico del IMSS exigió al gobierno del estado limpiar el nombre de sus compañeros, el médico Alejandro Gazos Calderón, y la enfermera Marisela Vázquez Cruz, identificados por las autoridades estatales como sicarios del narcotráfico abatidos durante un enfrentamiento contra agentes de las fuerzas de seguridad de Veracruz. Durante aproximadamente dos horas, los manifestantes exigieron, primero en la Plaza Lerdo y, posteriormente frente al Palacio de Gobierno, dejar de incluir a víctimas inocentes en la lista de criminales abatidos. Luego de marchar por diversas calles de la ciudad, se plantaron frente al Palacio de Gobierno donde reprocharon a las autoridades estatales haber involucrado a sus compañeros asesinados con el crimen organizado. Vestidos con el uniforme del IMSS, reprobaron que a pesar de que las víctimas “eran inocentes, gente trabajadora y limpia”, la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ), los exhibió como presuntos integrantes de bandas delictivas, sin investigar realmente quiénes eran. Uno de los marchistas que pidió no mencionar su nombre, aseguró que las víctimas eran profesionistas honorables que durante muchos años prestaron sus servicios en el IMSS. “No eran sicarios como pretenden hacerlos pasar de manera irresponsable”, acusó uno de los médicos que también omitió su nombre, quien también cuestionó a las autoridades y a los medios de comunicación por difundir noticias “sin antes verificar la realidad de los hechos”, ya que en este caso, se omitieron los nombres de las personas fallecidas en la balacera. Los trabajadores del IMSS distribuyeron volantes a los transeúntes que caminaban por el centro de la ciudad y en cuyo encabezado subrayan: “Nota aclaratoria. En la balacera del día 24 de julio en la Plaza Américas, fallecieron dos compañeros del IMSS de intachable trayectoria profesional”. El domingo pasado, un grupo armado interceptó y disparó contra el automóvil en el que se transportaba el matrimonio, acompañado de su hijo de 21 años, sobre la avenida Lázaro Cárdenas, frente al centro comercial  Plaza Américas, lo que provocó un fuerte operativo de las fuerzas de seguridad estatal. Gazos Calderón laboraba en la clínica rural del IMSS ubicada en el poblado de El Farallón, habitada principalmente por trabajadores de la planta nuclear de Laguna Verde, y la enfermera, Marisela Vázquez Cruz, quien prestaba sus servicios en la clínica número 11 con sede en Jalapa. Los mismos trabajadores acusaron a las autoridades de haber ocultado a propósito los nombres del matrimonio asesinado con la finalidad de incluirlos indebidamente en la lista de “criminales” abatidos en la lucha contra el narcotráfico. Una de las enfermeras, insistió que sus compañeros no eran sicarios ni formaban parte de bandas delictivas; tampoco murieron como resultado de un enfrentamiento entre criminales, “pues era gente honesta, trabajadora e intachable”.

Comentarios