Sobreviven 20 millones de mexicanos con ingreso de entre 23 y 33 pesos diarios

viernes, 29 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- En dos años, de 2008 a 2010, tres millones 200 mil mexicanos se sumaron a las filas de la pobreza, para dar un total, al término del último año, de 52 millones de pobres, el 46.2% del total de los poco más de 112 millones de habitantes en el país. Al término de 2008, había 48 millones 800 mil pobres en el país, el 44.5% del total de la población. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer hoy los resultados de la última medición oficial de la pobreza en México. Además de que resultó relativamente moderado el incremento de la pobreza –sobre todo considerando el tamaño de la crisis económica internacional de fines de 2008 y todo 2009, que en el país significó una brutal caída de la actividad económica de -6.1%–, el otro dato relevante de la información de Coneval es que la pobreza extrema pudo contenerse. En efecto, de acuerdo con las cifras reportadas hoy por la institución, la pobreza extrema no tuvo variación en sus números absolutos: en 2010 se registraron 11.7 millones de personas en pobreza extrema, mismo número que en 2008. Inclusive, en términos porcentuales, en relación al total de la población, resulta que la pobreza extrema en 2010 fue de 10.4%, menor al 10.6% de dos años antes. El Coneval explicó que el aumento en el número de pobres se debió fundamentalmente a dos factores: los efectos en México de la crisis económica internacional, que significó una fuerte disminución de los ingresos de las personas, y el incremento de los precios internacionales de los alimentos, que implicó un menor acceso de la población a la alimentación. En este último caso, el porcentaje de personas con carencia de acceso a la alimentación pasó de 21.7% (23.8 millones de personas) a 24.9% (28 millones) entre 2008 y 2010. Es decir, 4.2 millones de personas vieron disminuidas, en 2010, sus posibilidades de un mejor acceso a la alimentación. En materia de ingreso, el Coneval establece dos mediciones: la población que tiene un ingreso inferior a la línea de bienestar (2 mil 114 pesos mensuales por persona en las áreas urbanas y mil 329 pesos en las rurales) y aquélla que tiene un ingreso inferior a la línea de bienestar mínimo (978 pesos por persona en las urbes y de 684 pesos en el campo). En el primer caso, el Consejo reporta que en 2010 hubo 52 millones de personas –tres millones más que en 2008– con un ingreso inferior a la línea de bienestar, es decir, con un ingreso de 70.5 pesos diarios, en las ciudades, y de 44.3 pesos diarios en el campo. Respecto de las personas que tienen un ingreso insuficiente, que no alcanza ni para comer, el Consejo informa que el número pasó de 16.7 millones de personas en 2008 a 19.4 millones en 2010. Es decir, para este último año, había 2.7 millones de mexicanos más que en 2008, que tenían un ingreso diario de 32.6 pesos en las ciudades (unos 2.7 dólares) y de 22.8 pesos al día (1.9 dólares). El Coneval explicó que el incremento moderado de la pobreza en general y la contención de la pobreza extrema, se debió a que los programas sociales pudieron ampliar el acceso de millones a los servicios de salud, a la seguridad social, la vivienda y a la educación.