Aprueba IFE blindaje contra recursos ilícitos en campañas

lunes, 4 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Por unanimidad, el Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE) aprobó este lunes nuevas reglas en materia de fiscalización durante las campañas y precampañas, lo que permitirá, entre otras cosas, blindar a los partidos políticos y procesos electorales futuros sobre recursos ilícitos. En sesión extraordinaria, los consejeros avalaron las propuestas presentadas por la Unidad de Fiscalización de los Recursos de los Partidos Políticos, para brindarles reglas claras en materia de registro de operaciones, documentación comprobatoria sobre el manejo de recursos, e informes de ingresos y egresos. Los cambios abarcan también la emisión de tres nuevas normas en las que se incluye el blindaje para los partidos y futuros procesos electorales sobre recursos ilícitos provenientes del crimen organizado y el narcotráfico. El presidente del organismo, Leonardo Valdés Zurita, afirmó que el objetivo del IFE es contar con un esquema de rendición de cuentas y transparencia, que dé certeza a la autoridad administrativa sobre la información solicitada. El nuevo reglamento autoriza a la Unidad de Fiscalización del órgano electoral a realizar visitas de verificación de gastos aleatorias durante las campañas y precampañas electorales, e incluso durante la revisión de los informes. También lo faculta para remitir a las autoridades financieras los listados de candidatos a cargos de elección popular, así como de dirigentes y titulares de los órganos de finanzas de los partidos a escala nacional, para verificar la licitud del financiamiento privado que reciban. Las instancias que verificarán que los enlistados “encuadren en la definición de personas políticamente expuestas" son: la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda. El nuevo reglamento obliga a los partidos a presentar un programa de gasto para el desarrollo de actividades específicas y otro para el gasto en capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo político de las mujeres.