PRI asegura mayoría absoluta en el Congreso de Coahuila

lunes, 4 de julio de 2011
SALTILLO, Coah. (apro).- El PRI y los partidos que lo acompañaron en alianza en las elecciones para gobernador celebradas el domingo, tendrán la mayoría absoluta del Congreso del estado, al menos, durante la mitad del sexenio que encabezará Rubén Moreira, mientras que, con excepción del PAN, ningún otro instituto tendrá representación en el Poder Legislativo local ante los magros porcentajes logrados. Debido a que no lograron la votación mínima requerida de 2%, el PRD –que se hundió hasta el cuarto sitio de las preferencias--, PT, Convergencia, Nueva Alianza (Panal) y Partido Verde (PVEM), no tendrán derecho a prerrogativas. Sin embargo, mantendrá su registro. No ocurrirá lo mismo con los partidos locales Primero Coahuila y Social Demócrata, pues perderán sus registros por la escasa votación que no logró llegar al mínimo requerido de 2%. Con los resultados electorales de la jornada celebrada el domingo, esta entidad confirmó su preferencia priista, en tanto el PAN pudo recuperar sus porcentajes históricos, tras dos severos descalabros electorales sufridos en las últimas dos elecciones locales. El triunfo del PRI fue indiscutible, pero no alcanzó los porcentajes planteados en los diferentes estudios de opinión previos a las votaciones, ni las encuestas de salida, que le otorgaban una ventaja de dos a uno sobre el PAN, su competidor más cercano. Alrededor de las 2:00 de la mañana de este lunes, el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), había computado casi 99% de las casillas, arrojando como resultado la ventaja para el priista Rubén Moreira Valdez como candidato a gobernador, además de aventajar en los 16 distritos electorales. En la elección de gobernador, la coalición de partidos que acompañaron al PRI, consiguió más de 704 mil sufragios, en tanto, el PAN con su candidato Guillermo Anaya Llamas, obtuvo 413 mil. En el conteo total de los votos emitidos en la elección de diputados locales, el PRI consiguió 388 mil votos por sí mismo, en tanto, el PAN, 385 mil. No obstante, la cifra del PAN corresponde a la suma de sus votos en 16 distritos electorales, en tanto la del PRI sólo corresponde a nueve distritos donde no registró candidatos en alianza, donde suma otros 284 mil votos, para un total de 672 mil sufragios en la elección de diputados. El PRI registró un ligero voto diferenciado, pues su candidato a gobernador obtuvo unos 30 mil sufragios más que la suma de lo obtenido por sus candidatos a diputados. Resultados históricos En 1999, Coahuila celebró por primera vez una elección de gobernador organizada y sancionada por un organismo electoral ciudadano y autónomo. Aunque en 1996, la antigua Comisión Estatal Electoral, hoy Instituto Electoral y de Participación de Ciudadana de Coahuila (IEPC), organizó sus primeros comicios sin depender del gobierno, se trató de una elección intermedia que resultó en un fuerte descalabro para el PRI, pues perdió los ayuntamientos de los municipios con mayor concentración urbana y actividad económica, como Torreón, Saltillo y Monclova, que ganó el PAN. Pero en lo que concierne a elecciones de gobernador, en 1999, la entidad se volvió de nuevo priiita, pues recuperó su mayoría legislativa local y ayuntamientos como Torreón. En ese año, el priista Enrique Martínez y Martínez, consiguió la victoria con 61% de los sufragios, sobre 34% de la alianza PAN-PRD. En el 2002, la elección intermedia dio al PRI una mayoría simple en el Congreso local y sólo 23 de los 38 ayuntamientos. En porcentajes, la presencia del PRI se redujo, pues apenas consiguió 48% de votos, sobre 30% que obtuvo el PAN. En 2005, Humberto Moreira Valdés, se convirtió en gobernador con 57% de los votos, sobre 37% que consiguió el PAN. A partir de esa elección, los márgenes de ventaja para el PRI fueron en aumento y, el PAN se desplomó: en 2008, la elección de alcaldes (que en Coahuila duran 4 años), ascendió a 59.9%, sobre 24% del PAN. En los comicios celebrados ayer, el PRI prácticamente conservó su porcentaje de ventaja, pues obtuvo 59.6% de los sufragios. No obstante, el PAN incrementó su presencia, tras los descalabros sufridos en las elecciones de diputados locales en 2008 y la de alcaldes de 2009. Las preferencias electorales de ayer favorecieron al PAN con 35%. Un margen superior al 34% obtenido en 1999, aunque inferior al 37% que consiguió en 2005. Los resultados históricos también muestran que el electorado coahuilense había favorecido al PAN en elecciones federales, pues en el 2000, se colocó por encima con 49% de los votos mientras el PRI sólo consiguió 38%. En la elección presidencial de 2006, el PAN obtuvo 44%, mientras el PRI apenas 27%. Sin embargo, en la elección federal de 2009, el PAN perdió con 21% de sufragios, mientras el PRI obtuvo 63%, es decir, tres a uno que convirtió a la entidad en la más priista del país. Admite derrota el PAN; la izquierda pierde recursos Luego de que el candidato panista, José Guillermo Anaya Llamas, admitiera los resultados electorales, la noche del domingo, el priista Rubén Moreira Valdez, se convirtió en virtual gobernador electo. El actual gobernador, Jorge Torres López, felicitó a Anaya Llamas esta mañana por “su responsabilidad” al aceptar la derrota y celebró que los comicios se hayan realizado sin incidentes graves. Sin embargo, una serie de recursos jurídicos interpuestos por la coalición PT-Convergencia, están pendientes de resolverse. Su candidato, Jesús González Schmal, considera que en la entidad se puso en marcha una forma sofisticada de compra de votos, a partir de la entrega de tarjetas de beneficios por parte de los equipos de campaña del PRI y del PAN. Según González Schmal, dichas tarjetas ofrecían un depósito en efectivo, o en su caso, beneficios de programas sociales, a partir del 1 de diciembre, fecha en que se realizará el cambio de gobernador. La condición es que el candidato que repartió la tarjeta, tendría que alcanzar la gubernatura. Los recursos interpuestos por el PT-Convergencia, resultaron ya en una sanción dos semanas antes de los comicios, contra el PAN, por el orden de un millón 300 mil pesos. La alianza PT-Convergencia, respaldada en la entidad por Andrés Manuel López Obrador, se convirtió en tercera fuerza electoral, al obtener 17 mil 400 sufragios, colocándose por encima del PRD –controlado por el grupo de Los Chuchos-- que apenas obtuvo 11 mil 400 votos en todo el estado. Sin embargo, en la elección de diputados locales, PRD, PT y Convergencia no se coaligaron y, por separado, no alcanzaron el 2% necesario para recibir prerrogativas. El PRD, obtuvo 1.76%; el PT, 1.75%; y Convergencia, 0.72%. En la misma situación se encuentra el Partido Nueva Alianza (Panal), que apenas consiguió .35 por ciento y el Verde, que obtuvo 1.24 por ciento. En virtud de que los tres partidos cuentan con registro nacional, sólo perderán los recursos, pero no el registro en la entidad, lo que sí ocurrirá con el Partido Social Demócrata que tiene .31 por ciento y el Partido Primero Coahuila, que consiguió el 1.08 por ciento. De acuerdo con la legislación electoral local, los partidos con registro estatal, para no perderlo, deben obtener cuando menos 2% de los sufragios, en tanto aquellos que tienen registro nacional, dejan de recibir recursos del IEPC. Ante los resultados electorales, es posible que sólo el PAN y el partido Unidad Democrática de Coahuila, de registro estatal, que fue aliado del primero, alcancen a tener representación en el Congreso local, cuando menos con seis diputados de representación proporcional. El PRI y los partidos que lo acompañaron accederán a otras tres curules de representación proporcional, lo que le permitirá contar con 19 legisladores de los 25 que integran el Congreso. Esto es, una mayoría absoluta para la primera mitad del sexenio que encabezará Rubén Moreira Valdez.

Comentarios