Rechaza Poiré que el gobierno haya pactado con "El Chapo"

lunes, 4 de julio de 2011
MÉXICO, D.F., 4 de julio (apro).- El gobierno federal persigue a Joaquín El Chapo Guzmán y combate a su organización delictiva con “el mismo acecho y firmeza” que a otros líderes y otras organizaciones criminales, aseguró el vocero de seguridad, Alejandro Poiré. En su quinta entrega sobre “Los 10 Mitos de la Lucha por la Seguridad”, Poiré afirma que beneficiar a El Chapo y su cártel del Pacífico, directa o indirectamente, implicaría que sus acciones legales y violentas quedaran impunes. Además, refiere, daría validez a un argumento del pasado que suponía que el crimen se podía administrar, pero “se ha demostrado que eso solamente permite a las organizaciones crecer y hacer más daño”. Por eso, señala, la administración del presidente Felipe Calderón decidió romper esa lógica perversa “con base en el imperio de la ley y el combate frontal a todos aquellos que amenazan el establecimiento de una seguridad auténtica y duradera”. Según el vocero de seguridad nacional, El Chapo es un líder criminal prófugo que, como otros delincuentes de alta peligrosidad, está siendo perseguido por las Fuerzas Federales “con el mismo acecho y firmeza, y su organización delictiva está también siendo combatida con la misma contundencia que otras bandas criminales”. Muestra de ello, apunta el funcionario en su blog institucional, son “las severas afectaciones que ha sufrido en su estructura operativa, logística y financiera desde el inicio del presente gobierno. “Hoy podemos afirmar que el grupo criminal del Pacífico, liderado por Joaquín El Chapo Guzmán, es más débil que al inicio de este gobierno”, afirma. Además, sostiene que el cártel ha sido objeto de continuos aseguramientos, y destaca que uno de los decomisos más importantes en la historia de México, de más de 134 toneladas de mariguana en Tijuana, en un solo operativo, ha sido uno de los golpes más fuertes a la estructura financiera de la organización criminal. En su blog, Poiré destaca también los “golpes” que el gobierno federal ha dado al cártel del Pacífico y que, según él, han afectado la línea de mando y han frenado su expansión criminal. Entre los liderazgos que, en su opinión, han mermado a la organización criminal, menciona a Jesús Zambada García, El Rey; Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo, e Ignacio Coronel Villarreal, Nacho Coronel, quienes fueron ultimados por las fuerzas de gobierno. Menciona también las detenciones de Teodoro García Simental El Teo, y José Manuel García Semental, El Chiquilín, que –añade– “significaron golpes decisivos a la expansión del grupo delictivo del Pacífico en el estado de Baja California”. Además, destaca las capturas de varios integrantes de la familia Nava Valencia y del sucesor de Nacho Coronel, Martín Beltrán Coronel, El Águila, que supuestamente debilitaron la posibilidad de una reconstrucción de la organización del Pacífico en los estados de Jalisco, Nayarit y Colima. Estas inhabilitaciones, sumadas a las escisiones que sufrió el cartel del Pacífico en 2008, con el grupo criminal de los hermanos Beltrán Leyva, y en 2010 de una parte de la estructura del cártel del Milenio, “han mermado su capacidad y disminuido su área de influencia”, sostiene. Y agrega que el despliegue del Ejército y la Policía Federal en Ciudad Juárez ha permitido acotar las operaciones criminales no sólo de la organización de El Chapo, sino también de la de los Carrillo Fuentes, “lo que ha dado paso paulatino a un mejoramiento de la situación de seguridad en la localidad”. El vocero de seguridad nacional afirma que con las acciones anticrimen, “el gobierno federal ha dejado claro que a los criminales no se les regalan pactos ni impunidad, sino que se les lleva ante la justicia”.

Comentarios