Personal de servicios de salud de Zacatecas exige seguridad ante amenazas del narco

martes, 5 de julio de 2011
ZACATECAS, Zac. (apro).- Médicos, enfermeras y personal administrativo de los Servicios de Salud del estado reclamaron seguridad al gobernador Miguel Alonso Reyes, ante la incursión de integrantes de los grupos delincuenciales, amenazas y otros incidentes registrados en los hospitales y centros de salud urbanos y comunitarios del territorio zacatecano. En un oficio que entregaron el 28 de junio en las oficinas del gobernador Alonso Reyes, integrantes de la Sección 39 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud denunciaron que están “en total indefensión” y claman seguridad en sus centros de trabajo. Refirieron haber sufrido agresiones de sicarios armados en el Hospital General de Zacatecas –ubicado frente a las instalaciones de la Procuraduría de Justicia del estado-- y en el de Fresnillo. “La violencia ya alcanzó a nuestros hospitales, tanto a los urbanos como a los comunitarios, situación que afecta tanto a la base trabajadora como a usuarios de estas unidades médicas”, señalaron en el oficio. A principios de mayo, un grupo armado –integrado por hombres y mujeres, los cuales se “encontraban drogados”-- entraron al Hospital General de la capital y, a punta de pistola, obligó al personal a atender a un joven al que llevaban herido. Los sicarios entraron hasta el quirófano. Posteriormente llegó la Policía Estatal, pero los delincuentes huyeron. El personal médico aclaró que es consciente de que debe atender a todos los pacientes, aun a aquellos “enrolados en la delincuencia” que llegan a los hospitales en busca de atención inmediata. Sin embargo, rechaza cumplir con esta labor “obligados por la intimidación armada, al trato ofensivo, denigrante y con la amenaza de muerte”. Además de hacer esta denuncia, plantearon varias propuestas y peticiones, entre las que se incluyen establecer mecanismos de control del acceso a las instalaciones hospitalarias; la construcción de bardas perimetrales; mejorar la vigilancia interior, así como establecer dispositivos de emergencia discretos y accesibles en las instalaciones hospitalarias para conectar las alertas con las corporaciones de seguridad. También pidieron el apoyo del gobierno estatal para recibir cursos especializados sobre manejo de estrés y procedimientos en casos de crisis, violencia y amenazas de grupos armados. A raíz de la denuncia formal que se presentó mediante este documento, el lunes hubo un encuentro entre funcionarios del gobierno estatal y personal médico encabezado por la secretaria general de la Sección 39 del SNTSS, Norma Angélica Castorena Berrelleza. En el auditorio del Hospital General de Zacatecas, los empleados de los Servicios de Salud hablaron con el secretario de Seguridad, Jesús Pinto, y con el procurador de Justicia, Arturo Nahle García, ante quienes expusieron sus quejas por los actos de intimidación y amenazas de que han sido víctimas. Hubo quejas por la falta de reacción de las corporaciones al denunciar la presencia de hombres armados en algún nosocomio. En respuesta, el secretario Jesús Pinto y el procurador Nahle hablaron sobre la posibilidad de instalar un “botón de emergencia” –protocolo-- en los hospitales generales, para que el personal esté preparado y sepa cómo conducirse ante la incursión de un grupo armado. “Estamos diseñando ese sistema, un protocolo de actuación para que se sepa qué hacer y qué no deben hacer. Esta charla la tendremos en otros hospitales de la entidad donde han estado pasando estas cosas”, dijo el procurador. (Con información de Verónica Espinosa).