Recomienda The Washington Post frenar ejecución de mexicano en Texas

miércoles, 6 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- La Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos debe aceptar la petición del presidente Barack Obama de aplazar la ejecución del mexicano Humberto Leal, para que el Congreso busque una solución legal al reiterado incumplimiento de ayuda consular a los presos extranjeros, consideró el diario The Washington Post. En un editorial, el rotativo estadunidense señaló que el Congreso debe buscar un remedio legal para los casos en que se ha negado el apoyo consular a los presos extranjeros, en desacato al artículo 36 de la Convención de Viena, y abrir la posibilidad a que Leal y otros 40 mexicanos condenados a muerte obtengan nuevos juicios. Advirtió que el fracaso de todo esfuerzo para corregir esa anomalía en el sistema judicial estadunidense, “podría afectar desproporcionadamente a ciudadanos” de Estados Unidos que sean acusados en otros países. “En Estados Unidos los acusados de delito, ciudadanos o no, tienen derecho a abogados y ese no es siempre el caso en otros países, haciendo el acceso consular (de ciudadanos estadunidenses) más difícil”, explicó el diario. En su editorial, el diario señala que el gobierno de Barack Obama no argumenta la inocencia de Leal ni sugiere una postura contra la pena capital, sino cumplir con su parte de la Convención de Viena “que tiene implicaciones para los ciudadanos estadunidenses que viven, trabajan o viajan al exterior”. Leal, sentenciado a la pena capital para este jueves 7 de julio en Texas por haber asesinado a una joven de 16 años en 1994, no fue informado de su derecho al apoyo consular al momento de su detención, al igual que otros 40 mexicanos que también están condenados a muerte. El lunes la Junta de Perdones de Texas negó la solicitud de la defensa de Leal para aplazar la ejecución. Al igual que 160 países, Estados Unidos es signatario de la Convención de Viena, por lo que “está obligado a notificar a ciudadanos extranjeros en el país de su derecho a hablar con sus embajadas y permitirles acceso, si así lo desean”, explicó el diario. De acuerdo con The Washington Post la propia Corte de Justicia Internacional determinó el incumplimiento de la Convención por parte de Estados Unidos y por eso pidió la revisión adicional del caso de Leal, para determinar el impacto que tendría esta falla en esos procesos judiciales. “El tema que está frente a la Suprema Corte va más allá de ofrecer una solución al caso del señor Leal, porque lo que se busca es preservar estas protecciones”, afirmó el rotativo. Congreso mexicano, última llamada En México, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión informó que realizará un último esfuerzo para detener la ejecución de Leal. Luis Alberto Villareal, diputado panista y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores para América del Norte, dijo que mediante un punto de acuerdo “de urgente y obvia resolución” se sumarán a las voces que han pedido suspender la ejecución del mexicano para que se le realice un nuevo juicio apegado al derecho internacional. En la exposición de motivos, el senador por Guanajuato hace mención a los intentos anteriores que ha hecho el gobierno mexicano para que se revise la situación de los mexicanos que han sido condenados a la pena capital sin ayuda consular, sin una respuesta satisfactoria por parte del gobierno estadunidense y que viola la Convención de Viena de 1963, sobre derechos consulares. El texto del punto acuerdo señala: "La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión se suma a la petición que han realizado los gobiernos de México, Estados Unidos, Brasil, El Salvador, Honduras y Suiza, así como diversos organismos internacionales, incluyendo a la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, para que el gobernador de Texas, Rick Perry, y la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos suspendan la ejecución del mexicano Humberto Leal García, programada para el 7 de julio de 2011 y se realice un nuevo juicio, en apego al Derecho Internacional y a las resoluciones de la Corte Internacional de Justicia y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos".