Revelan posible participación de la DEA y el FBI en Rápido y Furioso

miércoles, 6 de julio de 2011
WASHINGTON, (apro).- La Administración Federal Antidrogas (DEA, por sus siglas en ingles) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en ingles) podrían estar involucradas en el trafico ilegal de armas de fuego de Estados Unidos a México, y que terminaron en manos de narcotraficantes bajo la Operación Rápido y Furioso, revelaron legisladores federales estadunidenses. En una carta enviada el pasado martes 5 al Procurador General de Justicia, Eric Holder, por cuatro legisladores, se destaca que el caso del posible involucramiento de la DEA y el FBI en la fracasada Operación Rápido y Furioso, hace necesaria una rápida y eficiente investigación del asunto, sobre todo, tomando en cuenta que se utilizó dinero del erario estadunidense para financiar el trafico ilegal de armas a México que termino en manos de narcos. Los representantes Darrell Issa, Elijah Cummings, y los senadores Charles Grassley, y Patrick Leahy, que enviaron la misiva a Holder, revelaron también que el pasado 4 de julio, en una sesión cerrada, Kenneth Melson, el director interino de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en ingles), testificó el pasado lunes ante funcionarios de los Comités, de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes, y el Comité Judicial del Senado, donde, con sus declaraciones, confirmó la posible participación de la DEA y el FBI en la Operación Rápido y Furioso. “Cuando fue confrontado con información sobre asuntos delicados que tienen que ver con la falta de intercambio de información con otras agencias, de los que Comité se enteró por medio de otras fuentes, las respuestas de Melson tendieron a corroborar lo que otros ya habían dicho: Que varios de las personas que se encargaron de traficar las armas y que ATF buscó identificar, ya eran conocidas por otras agencias y que incluso habían trabajado como informantes de dichas agencias”, sostiene la carta enviada al Procurador General de Justicia. Los legisladores le enfatizan a Holder que Melson, aún cuando finalmente cancelo la Operación Rápido y Furioso, no sabia de ciertas actividades de otras agencias, incluida la DEA y el FBI, en el escandaloso caso del trafico de armas a México. “Melson dice que agentes de ATF le notificaron que información obtenida por esas agencias (DEA y FBI) hubiese tenido un impacto material en la investigación sobre Rápido y Furioso desde 2009 y 2010”, subraya la carta de cinco cuartillas de extensión. Bajo el fracasado operativo de Rápido y Furioso que estructuró la ATF en la ciudad de Phoenix, Arizona, unas 2 mil 500 armas adquiridas por presuntos traficantes fueron llevadas a México bajo la supervisión de esta agencia federal estadunidense y, lo peor, perdió el rastro del arsenal y terminaron en manos del crimen organizado; incluso, algunas de las armas han sido recuperadas en lugares donde se llevaron cabo algunos crímenes como el asesinato del agente estadunidense de la Patrulla Fronteriza, Brian Terry. “La evidencia que hemos recolectado suscita la inquietante posibilidad de que el Departamento de Justicia no solo permitió que criminales traficaran armas, sino que dinero del erario estadunidense fuera usado por otras agencias para financiar este tipo de actividades. Aunque esta es información preliminar, debemos determinar si hay algo de verdad en esto”, puntualiza la misiva de los legisladores al Procurador Holder.