Declaran culpables a implicados en caso Villas de Salvárcar

jueves, 7 de julio de 2011
MÉXICO D.F., (apro).- En un juicio oral, cuatro integrantes de La Línea –el brazo armado del Cártel de Juárez--, fueron declarados hoy corresponsables del asesinato de 16 personas y de ocasionar lesiones a nueve más en la colonia Villas de Salvárcar, el 30 de enero del año pasado. Catalina Ruiz Pacheco, una de las tres jueces que intervinieron en el juicio que se llevó a cabo en un Tribunal de Chihuahua, se encargo de dar a conocer el veredicto y dijo “que los cuatro imputados fueron coparticipes del homicidio múltiple como demostró el Ministerio Publico por lo que ordenaron que los trasladaran al Cereso estatal en Juárez” Además, anunció que el próximo lunes 11 será dictada la sentencia contra José Dolores Arroyo Chavarría, el expolicía municipal Aldo Flavio Hernández Lozano, Juan Alfredo Soto Arias El Arnold y Heriberto Martínez y que ya solicitaron ordenes de aprehensión contra otros participes en la masacre. En el juicio se estableció que los integrante de La Línea asesinaron a dichas personas porque presuntamente trabajaban para el grupo Gente Nueva y la Pandilla Los Doblados (AA), que están vinculados al cártel de Joaquín El Chapo Guzmán. Israel Arzate Meléndez también está implicado en la masacre, pero como interpuso un amparo ante un juzgado federal, al acreditarse que fue torturado por militares desde el momento de su arresto, no pudo ser juzgado. En el juicio, los jueces tomaron en cuenta las declaraciones de testigos que reconocieron a los acusados. Las madres de las victimas esperaron fuera del juzgado durante toda la noche, mientras los tres jueces tomaban la decisión en base a las pruebas de los testigos y las que aportaron los defensores. Se transmitieron videos en las que los detenidos confiesan su participación, uno de ellos Hernández Lozano, dio a conocer que participó en los hechos y que una vez que perpetraron el ataque les dieron la orden de retirarse a otro fraccionamiento que se encuentra al norte de Villas de Salvárcar y posteriormente les ordenaron que se fueran a su casa. Tres días después les ordenaron que quemaran la ropa, por lo que la llevó a un bote de basura que ubicó cerca de la escuela secundaria Técnica 84. También les dieron la orden de que entregaran los radios que les habían asignado, así como los teléfonos al Arnold, es decir, a Juan Alfredo Soto Arias, debido a que “se había calentado el rollo”.

Comentarios