Admite "El Diego" que ordenó la masacre de jóvenes en Salvárcar

lunes, 1 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El líder de la organización delictiva "La Línea", José Antonio Acosta Hernández, El Diego o El Blablazo, detenido el pasado 29 de julio, admitió que fue él quien dio la orden de ejecutar a 15 jóvenes en la colonia Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, Chihuahua, el 30 de enero de 2010. En una entrevista realizada por la Policía Federal, Acosta Hernández afirmó que en la fiesta había integrantes de la pandilla "Artistas Asesinos" o "Doble A" que trabajaban para el cártel de Sinaloa, y por eso pidió que los mataran. El Diego declaró: “De Villas de Salvárcar, ahí me informaron que habían ahí unos 'doblados' pertenecientes al cártel de Sinaloa. Entonces yo mando a los muchachos, y pues ya cuando están ahí me dicen que ya los tienen ubicados, y pues se da la orden para que trabajen”. No obstante, ninguno de los 15 jóvenes que perdieron la vida en la masacre fue identificado oficialmente por las autoridades como perteneciente a alguna organización delictiva. En la entrevista se le preguntó a El Diego si estaba seguro que en la fiesta había miembros de la organización rival, y el presunto criminal respondió que sí, pero también reconoció que había inocentes, de cuyas muertes se dijo arrepentido. “Algunos sí eran gente del grupo rival, porque muchas veces los reclutaban así: que fueran estudiantes y muy jóvenes para evitar las detenciones en la calle”, señaló. Según El Blablazo, los asesinatos en los centros de rehabilitación también fueron ordenados por él, debido a que tenía información de que esos lugares estaban siendo utilizados como casas de seguridad por integrantes del cártel de Sinaloa. Respecto del coche-bomba que estalló el 15 de julio de 2010 y que mató a tres personas, Acosta Hernández confirmó que fue una represalia en contra de la Policía Federal por la captura de Jesús Armando Acosta Guerrero, El 35, quien fue identificado en su momento como tercero en el organigrama del cártel de Juárez. “Para empezar se levantó a un sujeto que pertenecía al cártel de Sinaloa, se le privó de la vida, lo uniformamos con ropa de policía municipal, se puso en un cruce, y a un costado de él se puso el vehículo con los explosivos, y ya una persona vía (control) remoto, mediante una llamada telefónica, fue como activó el explosivo", detalló. El Diego indicó que consiguieron más explosivos para realizar otros atentados, sin embargo en una ocasión, cuando ya llevaban los químicos, se toparon con sus rivales, se desencadenó una balacera y perdieron parte de la carga. “Posteriormente se hizo el plan de otro vehículo con explosivos, nomás que en esa ocasión dejamos el vehículo y también retirado del vehículo los explosivos, se puso otra persona que también se le había privado de la vida que también era del cártel de Sinaloa, se dejó a unos metros y se trataba de hacer la misma operación de activarlo vía telefónica, nada más que en ese momento no funcionó", relató el líder del brazo armado del cártel de Juárez.

Comentarios