Reabre sus puertas el ITESM bajo estrictas medidas de seguridad

miércoles, 10 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F.,  (apro).- El Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) campus Estado de México reanudó hoy actividades en medio de estrictas medidas de seguridad, luego del atentado que perpetró un grupo extremista contra un profesor de esa casa de estudios. Personal de seguridad de la institución, previamente aleccionados por agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), se encargó de revisar a cada uno de los estudiantes con detectores de metales. Lo mismo se hizo con los autos que ingresaron al área del estacionamiento: personal utilizó espejos para revisar la carrocería de cada vehículo que ingresaba. Por la mañana, el director del campus, Pedro Grasa, recorrió todos los salones para dialogar con los alumnos sobre las medidas de seguridad que se impondrían a partir de ahora en la escuela. El académico comentó el personal de seguridad de la institución fue capacitado por expertos de la PGJEM sobre el uso de los detectores de metales. Además, le dieron instrucciones de confinar los paquetes y cualquier correspondencia a un área especial para su revisión. Todas esas medidas de seguridad se instrumentaron luego de que el pasado lunes 8 el grupo extremista autodenominado “Individualidades Tendiendo a lo Salvaje” envió un paquete-bomba a la escuela, dirigido específicamente al profesor Herrera Corral. Al día siguiente, el martes 9, el grupo subió a la red su manifiesto, en el que hizo una serie de críticas contra la nanotecnología, la informática, sus efectos y consecuencias. El grupo extremista afirmó que “son muchas las razones verdaderamente fuertes que tenemos para haber llevado a cabo el atentado contra el Tec de Monterrey-Campus Estado de México la mañana del lunes 8 de agosto de este año. “Individualidades tendiendo a lo salvaje (Its) ha dejado un paquete de mensajería simulado dentro del campus, que contenía un artefacto explosivo relleno de dinamita, sulfato de amonio (que actuó como veneno), un niple galvanizado de tres cuartos y de ocho pulgadas de largo, cables rojos, un pequeño foco y una pila cuadrada”, decía el texto que fue subido a la red. El grupo reconoció que el artefacto estaba destinado al coordinador del Centro de Desarrollo Empresarial y Transferencia de Tecnología (Cedetec), Armando Herrera Corral, “pero parece ser que de este atentado hemos afectado a dos tecnonerds de un solo tiro, pues el director del Doctorado en Ciencias de la Ingeniería y especialista en construcción de robots, Alejandro Aceves López, quedo también herido a causa de la explosión de nuestro paquete-bomba”, agregó. Por la noche, la Procuraduría General de la República (PGR) anunció que había abierto dos averiguaciones previas, una por la detonación del artefacto explosivo y otra por el aseguramiento de un sobre sospechoso en las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional (IPN), que presuntamente contenía material explosivo.

Comentarios