Condena el padre Solalinde asesinato de migrante guatemalteco

jueves, 11 de agosto de 2011
OAXACA, Oax. (apro).- El padre Alejandro Solalinde Guerra condenó el asesinato del indígena guatemalteco Julio Fernando Cardona Agustín, de 19 años, ocurrido en Tultitlán, Estado de México. Todo apunta a que se trató de un “crimen de odio” por actitudes xenofóbicas y discriminatorias, puntualizó el fundador del albergue “Hermanos en el Camino”, por lo que exigió al gobierno de Enrique Peña Nieto una investigación real y castigo a los culpables. El indígena mam, dijo, no es un delincuente, al contrario, viajó desde Guatemala para participar en la caravana “Paso a Paso Hacia la Paz” en busca de su hermano. Además, aclaró que Julio Fernando era uno de los 300 centroamericanos que recibió un certificado de libre tránsito emitido por el Instituto Nacional de Migración (INM) para buscar en México a su familiar desaparecido. Originario del Departamento de San Marcos, Guatemala, Cardona Ortiz fue ejecutado el pasado lunes 8 en el municipio de Tultitlán, Estado de México. Según un testigo, el indígena fue detenido por policías municipales, quienes lo subieron a una patrulla y luego lo entregaron a “los maleantes” a cambio de 400 pesos. Horas después apareció muerto. En entrevista con Apro, el padre Solalinde advirtió que Dimensión Pastoral de la Movilidad Humana realizará una serie de movilizaciones para exigir justicia, ya que los centroamericanos que participaron en la Caravana, dijo, “vinieron a buscar a su gente porque no encuentran a sus hermanos, padre, madre o esposo, y se los quieren llevar vivos o muertos, entonces hay que ayudarlos, cobijarlos, visitarlos para que su estancia no sea más difícil”. Ellos, agregó, sólo querían entrevistarse con el relator de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Felipe González Morales, ante quien manifestaron que “no querían quedarse aquí (en México) porque aquí desaparecen a sus connacionales”. Y la exigencia a las autoridades mexiquenses, subrayó, es que se investigue y se detenga a los culpables –por comisión u omisión– del asesinato de Julio Fernando Cardona. “Un paso importantes es motivar, empujar al gobernador Enrique Peña Nieto para que se dé cuenta de la situación explosiva que viven los migrantes. Entonces, él tiene que mostrar una voluntad política para hacer algo de manera institucional a favor de los migrantes, como ya lo han hecho los gobiernos de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Michoacán y el Distrito Federal”, apuntó. Además, dijo, se demandará la instrumentación de una campaña en la que se informe que los migrantes no son un peligro y, de esa manera, empezar a desactivar esa animadversión que hay hacia esa gente. También pidió a las autoridades evitar “montajes”, porque ya se han dado casos, agregó, donde el gobierno mexicano ha engañado a los dolientes centroamericanos al entregar féretros con carne de res, cal o arena, en lugar del cuerpo de su familiar. El fundador de la albergue “Hermanos en el Camino”, ubicado en Ixtepec, Oaxaca, señaló que si para el lunes 15 no hay avances sustanciales en las investigaciones, iniciarán movilizaciones por todo el país para denunciar los atropellos y violaciones a los derechos humanos contra migrantes centroamericanos.