Confirman que las agencias de EU toman decisiones de seguridad nacional en México

jueves, 11 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F., (apro).- La dirección es Paseo de la Reforma 265. Ahí se reúnen a tomar las decisiones más importantes en materia de seguridad pública agentes de la Central de Inteligencia (CIA), DEA, el Servicio Secreto, FBI y más despachos estadunidenses con elementos mexicanos. Se trata de ocho instituciones que obligan a los agentes mexicanos a aprobar exámenes de confianza y participan en la detención de capos, decomiso de drogas y reuniones relevantes. Intervienen, además, en operativos y dotan a los elementos mexicanos de equipo y armamento. El periódico La Jornada publica en su edición de este jueves que “los funcionarios locales que participan en las investigaciones, en el intercambio de información y que realizan labores de inteligencia, son sometidos a exámenes de confianza por parte de los estadunidenses; la evaluación incluye aplicaciones en el iris de los sustentantes, que se considera un sistema más barato, eficiente, confiable y rápido que el polígrafo tradicional”. Hay más: “Cuando las agencias estadunidenses quieren una captura o una incautación de alto impacto en México, las autoridades nacionales son informadas de los vínculos del presunto criminal, sus números telefónicos, los domicilios a los que acude, como ocurrió en el caso de Arturo Beltrán Leyva, abatido por elementos de la Secretaría de Marina el 15 de diciembre de 2009”. En el caso de Zhenli Ye Gon también participaron activamente los agentes estadunidenses: “Las autoridades mexicanas pretendían obtener evidencia de los cuñetes de precursores químicos que manejaba el empresario de origen chino, porque los estadunidenses ya tenían rutas, los puntos de arribo a México, sus operaciones y pidieron colaboración dando todos los datos para la captura”. La información publicada por La Jornada confirma la revelación del reportaje “Washington invade México poco a poco…” publicado en la edición 1812 de Proceso: “Con el pretexto de intercambiar información de inteligencia con sus contrapartes mexicanas en el contexto de la guerra de Felipe Calderón contra el narcotráfico, el gobierno de Estados Unidos incrementará en México el número de militares y agentes de la CIA y la DEA. “Una expansión expedita en México de la presencia de enlaces de las agencias federales para colocar al personal estadunidense en los lugares donde operan los cárteles permitiría tener una colaboración más cercana con nuestros aliados de las agencias federales mexicanas’, establece el punto A del capítulo 5 –‘Investigaciones y procesos judiciales’– de la Estrategia Nacional Antinarcóticos para la Frontera Sur, que el martes 19 dio a conocer el gobierno de Barack Obama. “La idea de aumentar la presencia de agentes estadunidenses en territorio mexicano es sólo una propuesta, pero según funcionarios mexicanos y estadunidenses consultados por Proceso, el tema ya se negoció y se amarró con el gobierno de Calderón. “Si no fuera así, el punto A no se hubiera publicado en la Estrategia’, dice a Proceso un funcionario del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca. “Al Congreso le tenemos que presentar un documento con propuestas viables a fin de que apruebe el dinero para financiarlo; aumentar la presencia de agentes en México es un aspecto previamente negociado (con las autoridades mexicanas)’, añade el funcionario del gobierno de Obama que habló a condición de mantener el anonimato”.

Comentarios