Piden ambientalistas indagar a grupo que construye complejo turístico en Baja California

jueves, 11 de agosto de 2011
MADRID (apro).- Organizaciones ecologistas de México y España instaron al Banco de España para que investigue los vínculos entre la Caja del Ahorro del Mediterráneo (CAM) y la empresa inmobiliaria y turística Hansa Urbana, que promueve la construcción del desarrollo Cabo Cortés, en Baja California Sur. En la carta, con fecha del miércoles 10 pero hecha pública este jueves, los principales responsables de Greenpeace España y México, así como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) y las españolas Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) y Ecologistas en Acción, pidieron dicha investigación a Miguel Ángel Fernández Ordóñez, presidente del Banco de España y a los nuevos administradores de la caja alicantina. Consideran que la CAM y Hansa Urbana están implicados “en varios proyectos dudosos o fallidos de carácter turístico e inmobiliario”. El pasado 22 de junio, el Banco de España intervino la CAM por su bajo nivel de solvencia, y dispuso la inyección de 2 mil 800 millones de euros del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), y abrió una línea de crédito de 3 mil millones de euros más de disponibilidad inmediata para asegurar su liquidez, según anunció. El semanario Proceso, en su edición 1801 del pasado 5 de mayo, adelantó que la CAM estaba por ser intervenida por el Banco de España. Con ello, se podría afectar el proyecto turístico de Cabo Cortés, no sólo porque la caja poseía entonces 24.9% de la constructora Hansa Urbana, sino porque había otorgado diversas líneas de crédito. La referida carta plantea que la entrada de recursos públicos a la caja para su saneamiento, suponga “el fin inmediato a esos proyectos especulativos y depredadores del medio ambiente”. Las mencionadas organizaciones se oponen al proyecto, debido a que, de llevarse a cabo, afectaría el Parque Nacional Marino de Cabo Pulmo, la mayor reserva de biodiversidad del norte de México. Señalan que la CAM ha sido “desde hace años uno de los principales valedores de Hansa Urbana”. Explican que la caja alicantina poseía el 60% de la desarrolladora alicantina hasta diciembre de 2003, posteriormente se deshizo de sus acciones para quedarse con el 24.9%. Sin embargo, “en mayo de 2011, un crédito fallido que la empresa no podía devolver y que fue a cambio capitalizado, significó que la CAM vuelve a tener la propiedad del 30% de Hansa”. Advierten que varios medios de comunicación han señalado que “los terrenos de Baja California Sur, donde pretende construirse Cabo Cortés (3 mil 850 hectáreas) habrían pasado a ser propiedad de la CAM mediante la permuta de capital que como hemos mencionado se produjo en mayo pasado”. También enumeran una serie de créditos que la CAM ha otorgado a Hansa Urbana para otros proyectos en España, como 95 millones de euros para adquirir los terrenos del megaproyecto de Novo Carthago, en Murcia, España, el cual se encuentra paralizado. En Murcia, la empresa desarrolladora es propietaria mayoritaria e impulsora de tres proyectos, con 23 mil unidades habitacionales: aparte de Novo Cartago, están Puerto Mazarrón y Puntas de Calnegre”. Muy probablemente, la empresa es la mayor propietaria de suelo residencial en las planicies costeras de la región”, dicen. Aseguran que existe una estimación de que Hansa tiene comprometidos créditos por 700 u 800 millones de euros en total, con la referida institución financiera. Piden también se investigue la posibilidad de “actuaciones ilegales como el pago de comisiones por labores de intermediación entre la empresa y altos cargos de las administraciones locales y regionales” en España.