...y tras la salvaje irrupción, procurador dice a dueños de casas: "Ustedes disculpen"

jueves, 11 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El procurador mexiquense Alfredo Castillo ofreció una disculpa pública a los propietarios de las viviendas allanadas la madrugada de hoy durante el operativo realizado en la colonia Torres de Padierna, delegación Tlalpan, en el que fue capturado Oscar Osvaldo García Montoya, líder de la organización delictiva “La Mano con Ojos”. Además, se comprometió a reparar los daños ocasionados por la policía en los inmuebles. Entre las viviendas allanadas se encuentra la del poeta Efraín Bartolomé y la de la investigadora universitaria Patricia Magaña. La Secretaría de Seguridad de Seguridad Pública federal (SSP) también se deslindó de los hechos ocurridos, a pesar de que el escritor denunció después de los hechos que hombres vestidos de negro, con pasamontañas, armas de asalto y chalecos antibalas con siglas de la PFP fueron los que ingresaron a su casa sin presentar ninguna orden de cateo. El procurador del Estado de México garantizó que la dependencia a su cargo reparará los daños ocasionados a los vecinos de la delegación Tlalpan, entre ellos Bartolomé y la bióloga Patricia Magaña. “Ya he girado instrucciones al área administrativa para pagar absolutamente todos los daños y, en lo personal, quisiera ofrecer una disculpa tanto al poeta como a la investigadora”, señaló Castillo en entrevista con W Radio. Añadió que la información con la que se contaba para realizar la detención de El Compayito “llevó a realizar tres revisiones domiciliarias, una de ellas, desafortunadamente, fue de un matrimonio de la tercera edad a quienes, respetuosa y públicamente, como procurador general de Justicia del Estado de México, y a nombre de la institución, ofrezco la más sincera disculpa”, apuntó. Más tarde, en la rueda de prensa en la que se presentó al líder criminal, quien confesó haber cometido 300 asesinatos y ordenado una cifra similar, Castillo reiteró sus disculpas a las personas ajenas al operativo y anunció el inicio de dos averiguaciones previas por presuntos excesos cometidos por policías mexiquenses. Y es que los afectados denunciaron que los agentes que catearon sus casas se llevaron computadoras, cámaras de video y fotografía, relojes y joyas, además de ocasionar diversos daños a los inmuebles. En su relato sobre lo sucedido en su domicilio, Efraín Bartolomé también denunció que en más de dos ocasiones llamó al servicio de emergencias 066 para denunciar el allanamiento, pero que no fue atendido. Al respecto, la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSPDF) afirmó que elementos del sector Padierna sí respondieron al llamado de auxilio pero que, al llegar al lugar, los agentes que entraron a las casas les mostraron un oficio en el que se justificaba una diligencia de orden federal, por lo que los policías locales decidieron retirarse. Según la SSPDF, se trató de una orden de cateo, misma que los uniformados de negro, según Bartolomé, nunca le mostraron.

Comentarios