Liberan a mujer acusada injustamente de narcotráfico

viernes, 12 de agosto de 2011
CIUDAD JUÁREZ, Chih. (apro).- Tras casi cinco meses de permanecer encarcelada, la noche del pasado jueves 11 fue liberada en esta ciudad Juana Cereceres, quien enfrentaba cargos por delitos contra la salud. La mujer fue acusada de transportar mariguana, pero pudo probar que la droga le fue “sembrada” por supuestos empleadores en un trabajo donde recién la acababan de contratar. Este es el segundo caso en el año en que una mujer es utilizada como “burrera” para pasar droga a Estados Unidos. En julio pasado, la víctima fue la profesora Ana Isela Martínez Anaya, quien permaneció un mes recluida antes de demostrar que la droga le fue “sembrada”. Cereceres, de 38 años, fue detenida el pasado 17 de marzo por agentes de la Aduana de Estados Unidos en el puente internacional Zaragoza, quienes localizaron 7.8 kilogramos de mariguana ocultos en una llanta del vehículo en el que viajaba, y su caso pasó a manos de la Procuraduría General de la República (PGR). Desde su aprehensión, familiares y amigos lucharon por su libertad; aseguraron en distintas manifestaciones públicas que Juana Cereceres había sido “cargada” con droga, después de que fue contratada por una empresa en la que su trabajo consistiría en ir a El Paso, Texas, para realizar cotizaciones de diversos productos. El pasado martes 9, familiares de personas que se encuentran bajo proceso de investigación por tráfico de estupefacientes, del cual se dicen víctimas, se manifestaron frente al Hospital Infantil, donde el presidente Felipe Calderón Hinojosa atendía un evento como parte de su gira por el estado de Chihuahua. En ese lugar, los parientes narraron que sus seres queridos, que hoy se encuentran presos, fueron víctimas de un engaño al aceptar empleos de mensajería que aparecieron anunciados en periódicos locales. La diputada federal panista María Antonieta Pérez y el abogado Salvador Urbina han trabajado con los familiares de personas acusadas, aparentemente de manera injusta; y estiman que existen al menos otros 12 casos donde las víctimas fueron “cargadas” con droga. Hace un mes, el pasado 10 de julio, la profesora Ana Isela Martínez Amaya, fue exonerada de cualquier cargo, después de que el agente del Ministerio Público se desistiera de la acusación en contra de ella, ya que la Procuraduría General de la República no pudo probar que haya actuado con dolo. Martínez Anaya había sido detenida desde el 26 de mayo en un retén fronterizo que tras una inspección le descubrió dos maletas con casi 100 kilogramos de de mariguana, los cuales le fueron sembrados, según se comprobó con base en las pruebas presentadas.