Investigan PGR y CNDH granadazo en Veracruz

lunes, 15 de agosto de 2011
JALAPA, Ver. (apro).- El gobierno de Veracruz dejó en manos de la Procuraduría General de la República (PGR) la investigación sobre el atentado registrado ayer contra un centro comercial que cobró la vida de una persona y dejó heridas a tres más, entre ellos dos menores de edad. Jorge Uscanga Escobar, secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública aseguró que la PGR es la única facultad para realizar la indagatoria, por lo que anticipó que el gobierno del estado se limitará a apoyar a esa dependencia “hasta llegar al esclarecimiento” de los hechos de violencia registrados en el centro comercial Plaza Acuario. En conferencia de prensa, el funcionario estatal confirmó que el artefacto que explotó alrededor de las 19:00 horas del domingo en la Plaza Acuario fue lanzado por un grupo de delincuentes que era perseguido por las fuerzas federales. Al utilizarse armamento de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas”, el caso, dijo, compete a la Federación. Por la mañana, el gobernador Javier Duarte reiteró que continuaran los operativos de seguridad junto con las fuerzas federales para erradicar la violencia en la entidad y agregó que se está llevando a cabo un operativo especial para evitar que las células criminales se asienten en territorio veracruzano. Luego de designar al nuevo subsecretario de Seguridad Pública, José Nabor Nava Olguín, Duarte insistió en que dicho operativo “especial” se realiza todos los días de manera conjunta con las fuerzas armadas tanto en el norte, como en el centro y sur de la entidad. Por otra parte, el secretario de Salud en el estado, Pablo Anaya Rivera, reportó como estables a los dos menores y a su mamá que resultaron heridos durante el estallido del artefacto lanzado por los presuntos delincuentes cerca del Acuario de Veracruz. En el atentado, explicó, resultaron lesionadas tres personas. Una señora de 38 años de edad que fue operada del abdomen, a quien le repararon algunas lesiones y se encuentra estable, así como sus dos menores hijos, uno de los cuales sufrió una lesión en el cuello, en el maxilar y fracturas. El funcionario, detalló que las tres personas heridas, originarias de Texcoco, Estado de México, fueron intervenidas por tres equipos de especialistas del Hospital Regional de Alta Especialidad en el puerto, donde siguen siendo atendidas y continúan bajo vigilancia médica, aunque los tres pacientes se reportan estables. En tanto, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) inició una queja de oficio. En un comunicado, el organismo sostuvo que envió a personal del Programa de Atención a Víctimas del Delito de la CNDH para contactar a los agraviados y sus familiares, ofrecerles atención orientación jurídica, asistencia psicológica y acompañamiento. "Para la CNDH, los índices de inseguridad que imperan en el País, obligan a los servidores públicos encargados de cumplir y hacer cumplir la ley, por un lado, a prevenir cualquier victimización; y, por otro, cuando a pesar de esto se produzca un delito, a brindar el apoyo que requieran los agraviados", indicó la dependencia. "En el marco de la reforma constitucional en materia de derechos humanos, promulgada el pasado mes de junio de este año, se hace patente que todas las autoridades tienen la obligación de protegerlos y garantizarlos, sobre todo, tratándose de las víctimas de un delito".

Comentarios