Decomisan 57 armas de Rápido y Furioso ligadas a 11 crímenes

miércoles, 17 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F., (apro).- Al menos 57 armas de las mil 418 que formaron parte del fallido operativo “Rápido y Furioso” instrumentado por la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF por su siglas en inglés) fueron utilizadas en 11 crímenes violentos perpetrados en Estados Unidos, reconoció el Departamento de Justicia. A través de una carta difundida por el diario Los Ángeles Times, el Departamento de Justicia respondió al Comité Judicial del Senado estadunidense las preguntas sobre el operativo y la actuación del Fiscal Eric Holder. De acuerdo con la misiva, entre los 11 crímenes violentos cometidos con armas del operativo se encuentra el de Brian Terry, un agente de la Patrulla Fronteriza de Arizona, cometido el año pasado. La dependencia no dio detalles de los crímenes al Congreso pero, según información recabada por Los Ángeles Times, éstos sucedieron en varias ciudades de Arizona, incluyendo Phoenix, y El Paso, donde se llevó a cabo el operativo “Rápido y Furioso”. En dos crímenes distintos cometidos en esas ciudades, se incautaron en total 42 armas de las mil 418 que formaron parte del operativo y a las que la ATF les perdió el rastro. De acuerdo con el diario estadunidense, las nuevas cifras revelan el peligro al que estuvieron expuestos los ciudadanos norteamericanos durante 14 meses que duró el operativo. La información fue entregada por funcionarios del Departamento de Justicia a través de una carta firmada por el general Ronald Weich a la Comisión Judicial del Senado, el 22 de julio pasado. Weich afirmó que aunque la "ATF no tiene la información completa" sobre todas las armas perdidas, "nuestra idea es que la ATF tiene conocimiento de 11 casos"  de crímenes cometidos con las armas del operativo, además del realizado contra el agente de la Patrulla Fronteriza. Sin embargo, una fuente citada por Los Ángeles Times, que omitió dar su nombre debido a que la investigación continúa, dijo que ya en enero de 2010, justo después de que comenzó la operación, las armas habían aparecido en crímenes cometidos en Phoenix, Nogales, Douglas y Glendale, en Arizona, y en El Paso. En total, 57 de las armas de la operación fueron recuperadas en seis crímenes.  Weich también dijo que un total de mil 418 armas de fuego se distribuyeron en el programa, de las cuales se desconoce cuántas se quedaron en Estados Unidos y cuántas fueron traficadas a México. No obstante, Los Ángeles Times, estimó que la cifra total de armas es “considerablemente menor” que las estimaciones anteriores, pues las autoridades afirmaban que al menos dos mil armas habían desaparecido. Los senadores Patrick Leahy y Charles E. Grassley, principales miembros del Comité Judicial fueron quienes recibieron la carta de respuesta a las preguntas que se hicieron al Departamento de Justicia sobre el general Eric H. Holder y el operativo. La misiva, de la que el rotativo tiene copia, señala también que el Departamento de Justicia informó que el director interino de la ATF, Kenneth E. Melson “probablemente se dio cuenta” de la operación el 9 de diciembre de 2009, un mes después de su inicio. En reiteradas ocasiones, Melson ha dicho que él se enteró del operativo hasta enero de este año, cuando la operación fue cancelada. El operativo “Rápido y Furioso”, fue implementado por la ATF con la finalidad de identificar a los líderes de cárteles de la droga mexicanos y las rutas de contrabando a través de la frontera. Incluso, permitieron de forma deliberada la compra ilegal de armas para luego rastrearlas, pero muchas de las armas desaparecieron.          

Comentarios