Rechaza juez demanda contra agente de la Patrulla Fronteriza acusado de homicidio

jueves, 18 de agosto de 2011
EL PASO., (apro).- Un juez estadunidense rechazó hoy la demanda por 25 millones de dólares interpuesta por familiares del adolescente mexicano Sergio Adrián Hernández Güereca, quien fue ultimado por un agente de la Patrulla Fronteriza en junio de 2010. De acuerdo con la nota difundida por el diario estadunidense El Paso Times, el juez David Briones desestimó la querella interpuesta por los deudos del joven de 14 años bajo el argumento de que el muchacho recibió el disparo en México y que no existían leyes que se apliquen en una demanda de esta naturaleza  contra el gobierno de Estados Unidos. Ahora la familia busca que por medio del gobierno mexicano la extradición del presunto responsable de la muerte de Sergio Adrián, lo que según cita la publicación estadunidense, es poco viable a la voz de expertos que analizaron el caso, indica el rotativo. De acuerdo con un tratado entre Estados Unidos y México, la extradición del agente no es viable, incluso si fuera solicitada por el gobierno mexicano, pero la investigación continuará por parte del Buró Federal de Investigaciones, (FBI, por sus siglas en inglés), menciona el reporte. El asesinato de Hernández Güereca ocurrido el 7 de junio de 2010, dio la vuelta al mundo, al darse a conocer un video de celular captado por un peatón que se encontraba en el puente internacional en ese momento. En la grabación se muestra el momento en que el agente estadunidense Jesús Mesa Jr. quien viaja en bicicleta, sorprende a un grupo de cuatro jóvenes mexicanos que intentaban cruzar hacia Estados Unidos y al verse sorprendidos, tres de ellos regresan al lado mexicano del Río Bravo, mientras que el cuarto es capturado por el elemento de seguridad. En ese momento los otros jóvenes comienzan a lanzarle piedras al vigilante y en respuesta éste acciona su arma tres ocasiones contra los muchachos y causa la muerte del menor mexicano Sergio Adrián, quien recibe un impacto de bala en la cabeza cuando trataba de ocultarse en uno de los pilares del puente.