Denuncian a contratista de Pemex por muerte de 22 trabajadores

viernes, 19 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal) hizo hoy un llamado a Petróleos Mexicanos (Pemex) y al Congreso de la Unión sobre la precalificación que la paraestatal otorgó a la empresa Perforadora Central, una de las posibles beneficiarias de los contratos integrales para exploración y producción, que por primera vez se otorgan a particulares. A través de un comunicado, el Cereal denuncia que Perforadora Central es una empresa con veto ciudadano, debido a la responsabilidad que tiene en la muerte de 22 trabajadores y las lesiones a 68 más, en el accidente de la plataforma Usumacinta, en la Sonda de Campeche, tras el siniestro ocurrido el 23 de octubre de 2007. A partir de marzo, Pemex lanzó la primera etapa de licitaciones para los Contratos Integrales de Exploración y Producción, conocidos en el medio como “contratos de desempeño”, mediante los cuales asigna sendos contratos en los primeros campos maduros, identificados como los bloques Magallanes, Carrizo y Santuario, localizados en el sur del país, precalificando a 17 empresas, entre las cuales se encuentra Perforadora Central. Los “contratos incentivados” fueron objeto de amplia polémica desde la realización de la reforma petrolera impulsada por el gobierno de Felipe Calderón, en virtud de su sentido privatizador del sector energético mexicano. Sin embargo, una serie de negociaciones, inclusive de última hora y en absoluta opacidad, permitieron la reforma en 2008, con lo que Pemex preparó las condiciones para la asignación de contratos. Perforadora Central fue señalada como responsable del accidente en la plataforma Usumacinta, debido a que funcionaba en condiciones inseguras, según se acreditó en la Recomendación 14/2009 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que entre otras cosas, concluyó: “Existencia de violaciones a los derechos humanos de los trabajadores que laboraban tanto en instalaciones de Pemex como de empresas subcontratadas, con motivo del incumplimiento a las normas y reglamentos de seguridad que se requieren para laborar sobre las plataformas petroleras, así como por la deficiente capacitación y equipo proporcionado a los obreros”. Entre las irregularidades detectadas por la CNDH destaca que, a seis meses de haber incorporado a los trabajadores a las labores de la plataforma, jamás recibieron capacitación en seguridad, los equipos de respiración autónomos estaba encadenados, los botes salvavidas –llamados mandarinas-- eran en su mayoría inservibles, entre otras irregularidades ignoradas por Pemex a la hora de calificar a los contratistas hoy, denuncia el Cereal. Las denuncias contra Perforadora Central datan del 2003, cuando el entonces senador Moisés Castro Cervantes, que denunció que esa compañía  obligaba a la firma de contratos en blanco, renuncias anticipadas en blanco, afiliación a sindicatos de protección y negativa a reconocer la antigüedad de los obreros. El Cereal expone también que en la mencionada recomendación de la CNDH se estableció como cuarto punto, que Pemex dejara de otorgar licitaciones a empresas violadoras de derechos humanos, por la falta de atención a las medidas de seguridad indispensables para salvaguardar la vida de los trabajadores en las plataformas petroleras.

Comentarios