Ejecuciones y enfrentamientos dejan 23 muertos en seis entidades

jueves, 1 de septiembre de 2011 · 23:08
MÉXICO, D.F. (apro).- Más de una veintena de personas perdieron la vida este jueves en hechos presuntamente relacionados con el crimen organizado en seis entidades del país. En Torreón, Coahuila, en la colonia Ampliación Los Ángeles, fueron hallados cinco cuerpos calcinados en el interior de un vehículo, informó la Delegación Laguna 1 de la Fiscalía General del estado. Dos de los cuerpos estaban en los asientos del automóvil, un Chevy Monza, color rojo; los otros tres, en la cajuela. Por segundo día consecutivo, se registró un enfrentamiento en los límites del Estado de México con Guerrero, entre presuntos miembros del crimen organizado y elementos de la Policía Federal. El saldo fue de cinco presuntos sicarios y un agente muertos, así como tres policías más heridos. El coordinador de la Policía Investigadora Ministerial en Coyuca de Catalán, Salomón Herrera Arizmendi, informó que el enfrentamiento se registró en el punto conocido como el Crucero de Bejucos, municipio de Tejupilco, Estado de México. En el lugar, el agente del Ministerio Público encontró seis hombres muertos, entre ellos el de un policía federal que fue identificado como Leonardo Rojas Valdez. Los lesionados, cuyos nombres no se dieron a conocer, fueron trasladados a una clínica particular de la ciudad de Pungarabato, en el estado de Guerrero. En otros hechos, siete hombres que estaban armados y presuntamente relacionados con el cartel de La Familia Michoacana murieron en un enfrentamiento con la Policía Federal. También siete policías resultaron heridos. Alfredo Castillo procurador general del Estado de México, informó que el tiroteo tuvo lugar en la localidad de Luvianos, cerca de la frontera del Estado de México con Michoacán. En Mazatlán, Sinaloa, el enfrentamiento entre bandas rivales la noche del miércoles, dejó un saldo de un muerto y dos heridos. De acuerdo con el reporte policiaco, tres sujetos fueron atacados con armas AK 47 cuando circulaban en una camioneta Mitsubishi que tenía reporte de robo. Un grupo armado les disparó desde otro automóvil en movimiento. Los tres ocupantes de la camioneta fueron trasladados a la Cruz Roja; pero uno de ellos, de nombre Oscar Martín Pérez Aragón, de 36 años, murió a la media noche por las heridas de bala que recibió. Los otros dos heridos son José Luis González Báez, de 36 años, y José Luis Guzmán Serrano, de 45 años. Quedaron a disposición del Ministerio Público. Los atacantes escaparon. En Chihuahua, un grupo de hombres armados ejecutó en la tarde a Martín Favela Portillo, comandante de la policía municipal, cuando éste se trasladaba al trabajo en su vehículo. El ataque tuvo lugar aproximadamente a las 2:30 de la tarde en el boulevard Oscar Flores, a la altura de la calle Valle del Sol, al sur de la ciudad. El mando policiaco era coordinador de la Estación Aldama. Según los primeros informes, el comandante fue emboscado por un comando que disparó contra su camioneta Expedition negra. Lo obligaron a bajar del vehículo e hincarse, para luego dispararle con un rifle de los denominados “cuernos de chivo”. Finalmente, en el Distrito Federal, aproximadamente a las 06:30 horas, fueron hallados los cadáveres desnudos, amordazados y atados de pies y manos de dos mujeres que, más tarde se supo, eran de dos periodistas de la revista Contralínea. Los cuerpos de Marcela Yarce y Rocío Gonzalez Trápaga fueron encontrados por vecinos que trotaban en el parque ubicado en la avenida Morelos casi esquina con Luis Donaldo Colosio, colonia Predio Maravillas Tercera Sección Valle de Luces, en Iztapalapa. Por la tarde, en su sitio web Contralínea, revista encabezada por Miguel Badillo comunicó “con profundo pesar” el fallecimiento de las periodistas, quienes fueron asesinadas entre la noche del 31 de agosto y la mañana de este 1 de septiembre. En otro hecho, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) informó que inició una averiguación previa por la muerte del interno Joaquín Alejandro Senderos Higueras, quien presuntamente se suicidó en su dormitorio del Reclusorio Norte. Según la Subsecretaría del Sistema Penitenciario detalló la víctima se encontraba bajo proceso en un juzgado federal, por su presunta responsabilidad en los delitos de operación con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada. El procurador local, Miguel Ángel Mancera, informó que el interno iba a ser llevado al Hospital Rubén Leñero, para ser atendido por problemas de salud a raíz de una huelga de hambre que había iniciado por diversas inconformidades.