"Hace siglos que México no vivía la actual sumisión a EU": Rosario Green

lunes, 12 de septiembre de 2011
MADRID (apro).- La excanciller mexicana Rosario Green, actual presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, consideró que “hace muchos siglos” que México no vivía, como en la actualidad, una “sumisión ante los intereses de Estados Unidos”. También criticó que el gobierno de Felipe Calderón haya centrado toda su política exterior en la lucha contra el crimen organizado y en lo que a Estados Unidos conviene. “Exigimos un aliado en Estados Unidos y no una entidad que actúa con operaciones encubiertas como si México fuera parte de territorio estadunidense”, dijo durante un encuentro con corresponsales mexicanos, luego de su participación en el foro sobre Responsabilidad social empresarial España-México, celebrado en la Casa de América, en la capital española. Estados Unidos, advirtió, “no sólo ha hecho la vista gorda ante el tráfico ilegal de armas, sino que han sido promotores de este tráfico”. Y en ese país están “los principales lavadores de dinero, cuando se supone que es el país con las instituciones más impecables. Si no fuéramos vecinos, hubiéramos acabado hace años con ese cáncer”, dijo. La extitular de la SRE criticó duramente la apertura que el gobierno de Calderón dio a agentes operativos de todas las agencias de seguridad estadunidenses, mientras que la Secretaría de Relaciones Exteriores como la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal se niegan a dar información sobre este tema al Senado de la República. “Es un hecho que ha habido siempre agentes (secretos) en los dos países, pero a lo que no estamos acostumbrados es a su enorme número, y lo grave es que nos enteramos a través de un periódico como The New York Times. Muchos de ellos probablemente portan armas, y si se les diera la oportunidad traerían cañones, porque es cierto que (los agentes estadunidenses) están en peligro. Es preocupante, porque estamos muy a la merced de lo que los estadunidenses deciden. No nos dan toda la inteligencia que levantan”, aseguró. “La Cancillería no nos informa. No nos han querido contestar. Ni Seguridad, ni Relaciones Exteriores nos informan. Ni cuántos ni dónde están, porque la SRE dice que es tema de seguridad y Seguridad dice que no es un tema que pueda discutir abiertamente”, denunció. “Por el puñado de dólares (de la Iniciativa Mérida con que el gobierno de Barack Obama apoya a México) estamos enajenando qué —se preguntó—. Yo tengo la esperanza de que (en 2012) haya un cambio de gobierno; posiblemente un cambio de partido, y con ello un cambio de estrategia”, dijo. “Los estadunidenses, en vez de ayudar, desayudan, por ser los principales consumidores (de drogas) y los principales exportadores de armas. Con (el operativo) Rápido y Furioso introdujeron más de mil armas de alto calibre a México, para seguirles la pista, según ellos. Los agentes estadunidenses que montaron el operativo no fueron sancionados, cuando yo hubiera esperado una disculpa muy seria del presidente Obama al presidente (Felipe) Calderón y a las familias de los que fueron asesinados con esas armas ilegales que metió el propio gobierno estadunidense en nuestro país”. En su opinión, México debe emular a países como Italia, donde hubo una persecución declarada a la mafia; o como Israel, de obtener la tecnología eficaz para el combate de este fenómeno. “No debemos estar a expensas de la buena o la mala voluntad de los estadunidenses; debemos adquirir la tecnología en otros sitios y, si se requieren aviones no tripulados (para labores de inteligencia), pues comprarlos y no estar a expensas de lo que Estados Unidos quiera. “Tenemos reservas internacionales exorbitantes que hay que poner a trabajar en cosas que sirvan a la población, como la compra de tecnología en países neutrales que nos permita luchar más eficazmente contra el narcotráfico y no depender de la caridad, porque no se corresponsabilizan los estadunidenses. Por los dólares que nos dieron estamos pagando una intromisión”, señaló. La senadora priista señaló que con la política exterior de los gobiernos panistas, México ha perdido presencia en el foro internacional. “México no tiene política exterior, ha ido desapareciendo con la llegada del PAN. (Vicente) Fox se peleó con todos y Calderón se ha dedicado a parchar. “La Cancillería tiene un servicio exterior de lujo que desaprovecha, porque hace muchísimo tiempo que no hay ascensos de ministros a embajadores y los embajadores que son del servicio exterior no siempre van a las capitales que merecen. Hace muchísimos siglos que no pasaba una sumisión tan clara a los intereses de Estados Unidos. No lideramos nada”, sostuvo. “Hoy estamos ausentes prácticamente de todo, no tenemos una política exterior clara; México brilla por su ausencia”, aseguró. Green señaló que, a diferencia de Fox Quesada, que dejó el tema de la política exterior en manos de sus cancilleres, Calderón es “un presidente muy controlador”, al que habría que explicarle “que es muy importante que los ministros que son de excelencia sean ascendidos a embajadores”, pero qué pasa, no solamente no los asciende, sino que (sólo) “da los cargos a los que demuestran sus credenciales de panistas”. Por ello, los embajadores de carrera no reciben ni las principales embajadas o los principales consulados. Eso era habitual de los diplomáticos de carrera. Recordó que actualmente discuten un caso que tiene que ver con España, cuya persona “no tiene más credencial que 25 años de militancia en el PAN”, y reveló que han pedido a la Cancillería que no expongan a este servidor público a “ser retirado de comisiones”. Asimismo, Green criticó que hay embajadores que se sienten “obligados a hacer proselitismo para el Partido Acción Nacional. De hecho lo han hecho, no me toquen demasiado, porque hay embajadores que van en sus tiempos libres o en sus vacaciones a promover a sus hijos o sus parientes, pero eso está totalmente prohibido por la ley del sistema exterior mexicano, que claramente dice que ni en vacaciones, sean de carrera o no, podrán hacer actividades políticas o promociones, eso está sancionado”. Por otro lado, la excanciller y actual senadora bajó tensión a la ampliación accionaria de Petróleos Mexicanos (Pemex) dentro de la petrolera española Repsol, que aquí ha generado amplio debate. “No creo que le vaya a ir mal a México con Repsol, ni a Repsol con México, porque ya hay una experiencia entre ambos”, dijo. Consideró que la paraestatal mexicana no tiene prohibido hacer ese tipo de inversiones, “y yo creo que si se presentó una oportunidad para Pemex, hizo bien para aprovecharla. Yo creo que si se presenta una buena oportunidad para los empresarios españoles de invertir en México, hacen bien en aprovecharla”. Consideró que fue “mejor que lo haya hecho México que otro país, porque es una inversión amigable, como amigable es Santander, BBVA o aquellas que se han insertado al medio mexicano”. Sobre los temores surgidos en España por esta inversión –de casi 30% sumados Pemex y la constructora Sacyr-ValleHermoso, el máximo socio—, Green dijo que “Repsol tiene que saber que Pemex es una empresa estatal y que, de ninguna manera incumplirá con lo pactado”. Y la equiparó al concurso público por los pasaportes, una licitación de seguridad nacional para México, que la Cancillería otorgó a la española Indra, empresa no sólo posicionada a escala mundial, sino con la tecnología para hacerse cargo de dicho convenio. “Y ningún mexicano se puso nervioso”, acotó.

Comentarios