Diócesis de San Cristóbal se suma al Movimiento por la Paz

miércoles, 14 de septiembre de 2011
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- La Diócesis de San Cristóbal de las Casas expresó su apoyo y se sumó al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad encabezado por el poeta Javier Sicilia, que la mañana de este miércoles ingresó a Chiapas para dirigirse a Tecún Umán, en territorio guatemalteco. En un pronunciamiento conjunto firmado por el obispo Felipe Arizmendi Esquivel y su obispo auxiliar Enrique Díaz Díaz, así como los vicarios Francisco Javier Reyes Reyes y José Javier Avilés Arreola, la Diócesis de San Cristóbal expresó su beneplácito por el arribo a Chiapas de la Caravana al Sur que –dijeron– “viene con la intención de escuchar la voz de las víctimas, tanto del sureste mexicano, como de las familias de los migrantes centroamericanos ultrajados, secuestrados y asesinados en su paso por México”. La tarde de mañana jueves 15, la caravana llegará San Cristóbal de las Casas, donde se tiene programado que el poeta Javier Sicilia dé el Grito de Independencia junto con comunidades indígenas. “Agradecemos a Javier Sicilia, a quienes le acompañan y colaboran, este signo de fraternidad hacia los que sufren y se sienten desvalidos. Valoramos su lucha pacífica y le reiteramos nuestro apoyo, expresado ya desde el 27 de mayo pasado en la Asamblea Diocesana. Las causas que impulsa este Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad nos congregan como un solo pueblo, más allá de diferencias ideológicas o religiosas”, señalaron los líderes religiosos de esa diócesis. Tras saludar y expresar que se unen a la caravana los líderes de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas exigieron un “ya basta” a “tanta violencia y crueldad, vengan de donde vengan”; a “tanta sangre derramada”; y a la “corrupción e impunidad”. Denunciaron la estructura económica, social y política de muerte que impera en el país, y que no permite mirar un mejor futuro de vida para México: “Nos comprometemos a vencer nuestros miedos, a salir de nuestras indiferencias, a romper nuestros silencios, a avivar nuestra fe y a fortalecer nuestra esperanza, para ser, junto con nuestro pueblo, constructores de vida digna, de justicia y de paz”, subrayaron.

Comentarios