Tiene México siete millones de "ninis", reitera la OCDE

jueves, 15 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reiteró hoy que en México siete millones 226 mil jóvenes de 15 a 29 años ni estudian ni trabajan, lo que lo coloca en el tercer lugar entre los países de miembros del organismo, después de Turquía y Brasil. Pedro Lenin García de León, de la División de Indicadores de la Educación de la OCDE, dio a conocer el informe relativo a México, en el cual destaca que el presupuesto que el país destina al gasto educativo es el más alto entre los 34 países miembros de la organización. Estos datos, dijo el especialista de la OCDE, ubican a México en el tercer lugar entre las naciones con mayor proporción de jóvenes en ese rango de edad y en esa condición, después de Turquía y Brasil. De acuerdo con el estudio, del total de “ninis” mexicanos, un millón 931 mil tiene entre 15 y 19 años; dos millones 673 mil, entre 20 a 24 años; y el resto, dos millones 622 mil, entre 25 a 29 años. De todos ellos, 39% son mujeres. Pese a los resultados, en su informe la OCDE reconoce el esfuerzo de México en materia educativa. Destacó que en 10 años México aumentó en casi un punto porcentual el gasto educativo como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) para ubicarlo, en 2009, en 5.8%, muy cerca del promedio del organismo, de 6.1%. “México es desde hace varios años el país que más gasta de su presupuesto público en educación”, dijo García de León, quien aclaró que si bien tiene un gasto público relativamente bajo, la inversión en educación representa 20.6% del total, muy por encima del promedio de la OCDE, que oscila en 7%. Aun cuando México es la nación que más invierte en educación, el gasto anual por estudiante en el país es muy inferior al que se registra en otras naciones que integran la OCDE, pues mientras aquí el promedio es de poco más de dos mil 700 dólares, el promedio de la Organización ronda los 8 mil 800 dólares por estudiante. Así, aunque México ha aumentado 17% su gasto por alumno de educación primaria a través de la educación secundaria, de 2000 a 2008, este incremento está por debajo del 34% promedio de la OCDE. En contraste, en educación universitaria el aumento en México ha sido mucho mayor que el promedio de la OCDE, que es de 14%, pues lo hizo llegar a 17% entre 2000 y 2008. El pasado martes 13, las Secretarías de Educación y Trabajo refutaron los datos difundidos por la OCDE. Ambas dependencias señalaron que en las últimas dos décadas, el porcentaje de jóvenes que no estudian ni trabajan, los llamados “ninis”, se redujo de 35% a 20%. En un comunicado conjunto, afirmaron que el fenómeno de los “ninis” en México ha decrecido históricamente y no se trata de una condición permanente o una forma de vida, sino de una situación dinámica, pues de un trimestre a otro pasan de inactivos o desocupados a trabajar o a estudiar. Parte de la solución de ese fenómeno heterogéneo, agregaron, podría concretarse con la reforma laboral que se discute en la Cámara de Diputados. En respuesta al informe divulgado por la Organización para Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la SEP y la STPS afirmaron que casi 84% de los jóvenes que buscan un empleo y 55% de los inactivos que no estudian, ya tienen experiencia laboral previa, lo que significa “que no han permanecido inactivos o desocupados durante su juventud”. Del total de estos jóvenes que no estudian ni trabajan, 78% son mujeres jóvenes, muchas de ellas casadas con hijos, además de que dos de cada tres están dedicadas a los quehaceres de sus hogares, precisaron. “Esta situación revela un acceso desigual a la estructura de oportunidades entre hombres y mujeres y se vincula a patrones culturales, según los cuales el matrimonio y la maternidad siguen constituyendo opciones casi únicas de los proyectos e historias de vida de un número significativo de mujeres”, admitieron. En contraste, uno de cada 10 varones mexicanos de entre 15 y 29 años no trabaja ni estudia, hecho que constituye uno de los niveles más bajos de la OCDE, puntualizaron las dependencias encabezadas por Alonso Lujambio y Javier Lozano. Enfatizaron las diferencias por regiones y entidades federativas, pues en términos absolutos este fenómeno alcanza un máximo en el Estado de México, con casi un millón de jóvenes que no estudia ni trabaja, y un valor mínimo en Baja California Sur, con 30 mil jóvenes. Además, subrayaron que México desarrolla diversos programas y acciones para atender las necesidades y los requerimientos de los jóvenes, entre ellos los programas dirigidos a ampliar las oportunidades educativas, becas y capacitación para el trabajo, entre otros. En ese contexto, resaltaron la necesidad “imprescindible” de impulsar la reforma a la Ley Federal del Trabajo para propiciar el acceso de esta población a empleos adecuadamente remunerados mediante contratos a prueba con capacitación inicial obligatoria y contratos por temporada, entre otros.