Apaga miedo fervor patrio

viernes, 16 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- La inseguridad que priva en el país se reflejó en la mayoría de las fiestas patrias realizadas el fin de semana, incluido el Distrito Federal, donde el Ejército blindó la Plaza de la Constitución, con tanquetas y francotiradores apostados en Palacio Nacional, la Catedral metropolitana y el Gobierno del Distrito Federal. El temor de la población a posibles ataques del crimen organizado fue tal que en Saltillo, Coahuila, el estallido de cohetones fue confundido por los asistentes a la ceremonia del Grito de Independencia con disparos de arma de fuego, lo que provocó una estampida que dejó lesionados y golpeados. En el puerto de Acapulco, una de las ciudades más golpeadas por el crimen organizado en los últimos meses, la parada militar se acortó y duró escasos 25 minutos, por razones de seguridad. Y en otros municipios las autoridades locales de plano decidieron suspender los festejos patrios. En Saltillo, Coahuila, varias personas se desmayaron y otras fueron golpeadas por una estampida humana, luego de que algunos asistentes a la Plaza de Armas confundieron el estallido de la pirotecnia con detonaciones de arma de fuego. Minutos antes de que el gobernador Jorge Torres vitoreara a los héroes de la patria, a México y a Coahuila, la Fiscalía General del Estado informó que a las 22:10 horas dos hombres fueron baleados en la esquina de las calles Ramón Corona e Ignacio La Llave, a siete cuadras de donde se desarrollaba la ceremonia del Grito de Independencia. Poco antes de ese hecho, alrededor de las 19:30 horas, desconocidos hicieron estallar una granada de fragmentación en el camellón central del bulevar Venustiano Carranza, a unos cinco kilómetros de distancia de la Plaza de Armas. Minutos antes de las 23:00 horas, en Ciudad Victoria, Tamaulipas, un automóvil explotó en la colonia Siete de Noviembre, a unos tres kilómetros de la plaza en la que se celebró el Grito de Independencia. No se reportaron personas lesionadas. Aproximadamente a esa misma hora, el gobernador Egidio Torre Cantú encabezó la ceremonia del Grito de Independencia, frente al palacio de gobierno, ante un gran dispositivo de seguridad que incluyó elementos de la Policía Federal, Secretaría de la Defensa Nacional y Policía Ministerial del estado. En Monterrey, Nuevo León, se cancelaron los vistosos fuegos pirotécnicos en señal de luto por los 52 muertos en el incendio del casino Royale, ocurrido el pasado 25 de agosto. En medio de un fuerte dispositivo de seguridad, donde cerca de mil 400 oficiales de los tres niveles de gobierno custodiaron la Macroplaza, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz dio el Grito de Independencia en Palacio de Gobierno. La zona lució repleta de uniformados que se establecieron en los siete filtros que permitieron el acceso de quienes presenciaron la ceremonia, en cada uno de los cuales se colocó equipo canino para evitar el ingreso de artefactos explosivos o sustancias prohibidas a la zona de la Macroplaza. Municipios de Chihuahua y Veracruz suspenden festejos En Rosales, Chihuahua, a 80 kilómetros de la capital, las autoridades determinaron cancelar la ceremonia del Grito de Independencia, luego de un enfrentamiento entre elementos del Ejército y pistoleros, que dejó un saldo de dos sicarios muertos y cuatro heridos de gravedad. El ataque ocurrió en la salida de Rosales a la Presa Las Vírgenes, alrededor de las 16:50 horas, cuando personal castrense ubicó a un grupo de hombres armados en una finca ubicada a un kilómetro de la cabecera municipal. La localización originó una persecución en la que los sujetos armados, a bordo de vehículos que circulaban a gran velocidad, intercambiaron disparos con el grupo militar. Los lesionados fueron identificados como José Chávez, de 28 años de edad, originario del municipio de Guadalupe y Calvo; Heriberto Porras Monje, de 24 años, con domicilio en Julimes; José Guadalupe de la Rosa Cadena, de 34 años, vecino de Meoqui, y Eusebio Valenzuela, oriundo del estado de Sinaloa. Todos resultaron con lesiones de gravedad, por lo que fueron trasladados de emergencia por paramédicos de la Cruz Roja a un nosocomio de Delicias, bajo un dispositivo de seguridad integrado por varios vehículos y elementos castrenses. En Veracruz, por motivos de inseguridad en cuatro casos y por las intensas lluvias e inundaciones en dos, seis municipios también suspendieron sus actos cívicos conmemorativos por las fiestas patrias. Esta mañana, el alcalde de Cosamaloapan, Homero Arroniz Zorrilla, decidió de última hora cancelar la marcha cuando estaba empezando, luego de que cuatro criminales entraron a robar a las oficinas de Telecomunicaciones de México, ubicadas en Plaza San Martín, en el centro de la ciudad. Los asaltantes, fuertemente armados, cometieron su fechoría y de inmediato huyeron, mientras los asistentes al desfile se retiraban despavoridos, temerosos de un enfrentamiento entre los delincuentes y las fuerzas de seguridad. El comandante de la Sexta Región Militar con base en La Boticaria, en Boca del Río, detalló que los municipios donde no hubo festejos patrios son José Azueta, Puente Nacional, Soledad Atzompa, Maltrata e Ixmatlahuacan, a los que se sumó Cosamaloapan. No obstante, el jefe militar explicó que en términos generales los festejos marcharon en calma en los 212 municipios veracruzanos. Los Caballeros Templarios “protegen” a michoacanos En el marco de los festejos patrios, en Michoacán aparecieron más de 20 narcomantas en diversos municipios, entre ellos Morelia, Apatzingán y Quiroga. En las mantas, el grupo criminal “Los Caballeros Templarios” asegura haber emprendido acciones para brindar protección a los michoacanos, ante supuestas amenazas de ataques por parte de grupos rivales. Hasta esta mañana se habían detectado y retirado alrededor de 22 mantas atribuidas a dicho grupo delictivo, al que también se le atribuye la alerta difundida a través de volantes en días pasados, ante supuestas amenazas de atentados durante los festejos, en el municipio de Apatzingán. Ayer, en medio de supuestas amenazas sobre ataques, Michoacán conmemoró la gesta heroica del Grito de Independencia en un ambiente de tensión y fuertes medidas de seguridad. Hasta la medianoche, el festejo transcurrió con saldo blanco, pese a la advertencia de posibles ataques contra la población civil que se propagó un día antes en Apatzingán, en la región de Tierra Caliente.

Comentarios