Agentes de EU decomisan más de mil 200 armas en la frontera

lunes, 19 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Agentes federales realizaron uno de los mayores decomisos en la zona fronteriza con México, al confiscar más de mil 200 armas a la armería “New Deal Shooting Sports”, localizada en Deming, Nuevo México. El decomiso, que incluyó rifles de alto poder y aproximadamente dos millones de balas, se realizó el pasado 30 de agosto, según el diario The Albuquerque Journal. De acuerdo con la Oficina del procurador federal en Nuevo México, la investigación que condujo al decomiso inició en diciembre pasado, cuando agentes de la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) rastrearon el origen de 18 armas decomisadas en México a traficantes de drogas. Las armas fueron vendidas por la familia Reese, dueña de la armería, a una persona que las contrabandeó a México. Poco después, agentes encubiertos realizaron seis compras en “New Deal Shooting Sports”, entre el 20 de abril y el 29 de julio pasado, incluyendo la adquisición de 16 rifles, algunos de alto poder y miles de balas. Según documentos interpuestos esta semana en una corte federal de Nuevo México, también se detectaron conversaciones en las cuales informantes confidenciales dejan en claro a los Reese que las armas estaban siendo adquiridas para ser contrabandeadas a México, donde serían usadas por cárteles del narcotráfico. Agentes de la ATF, de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y de Aduanas e Inmigración (ICE), arrestaron al dueño de la armería, Rick Reese, de 55 años; a su esposa Terri, de 48, y a sus hijos Ryin y Remington, de 24 y 19 años, respectivamente. Los cuatro fueron acusados de 30 cargos de conspiración para falsificar documentos sobre ventas de armamento, de lavado de dinero procedente de la venta de las mismas y de contrabandear armas a México. Todos los miembros de la familia se han declarado inocentes, pero a tres de ellos les fue negada la libertada bajo fianza, por lo que permanecerán bajo custodia en una cárcel federal de Las Cruces, Nuevo México, hasta que se efectúe su juicio. Remington, el hijo menor, fue dejado en libertad bajo custodia de sus abuelos.