Investigan paradero de una mujer que viajaba con Moisés Villanueva

lunes, 19 de septiembre de 2011
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Las procuradurías General de la República (PGR) y General de Justicia del estado (PGJ) investigan el paradero de una tercera persona que viajaba con el diputado federal Moisés Villanueva de la Luz y de su chofer Erick Estrada, el pasado 4 de septiembre, cuando desaparecieron luego de asistir a una fiesta en la región de La Montaña guerrerense. De acuerdo con fuentes de la PGJ que pidieron el anonimato y con documentos a los que Apro tuvo acceso, se trata de una mujer que estuvo presente en la fiesta del diputado local Javier Morales, en Tlapa de Comonfort, donde presuntamente se abordó el tema de la selección de candidatos a puestos de elección popular en la región de La Montaña. Según las mismas fuentes, la PGR y la PGJ buscan a una tercera persona que, de acuerdo con testigos que han declarado ante el Ministerio Público federal, viajaba con el diputado y su chofer asesinados. El pasado sábado 17, los cadáveres del Villanueva de la Luz y de su chofer fueron encontrados “en avanzado” estado de putrefacción, en las inmediaciones del municipio de Huamuxtitlán, 13 días después de su desaparición. El pasado jueves 8 Apro dio a conocer que la Procuraduría General de la República (PGR) estaba investigando el paradero del diputado Moisés Villanueva de la Luz, quien desapareció junto con su colaborador Eric Estrada desde el domingo 4, cuando acudió al festejo del legislador local priista Javier Morales Prieto, en la ciudad de Tlapa. De la mujer nada se dijo entonces. El jueves 15 la camioneta del diputado federal, una Ford modelo Escape sin placas, apareció abandonada en las inmediaciones de la cabecera municipal de Tocomatlán, Puebla, ubicado a dos horas del municipio de Huamuxtitlán, Guerrero, donde dos días después fueron localizados los cuerpos de Moisés Villanueva y su chofer. De acuerdo con un dictamen forense de la Procuraduría General de Justicia en la entidad (PGJ), al que Apro tuvo acceso, el diputado y su colaborador fueron ejecutados de un tiro en la cabeza con balas calibre 9 milímetros; los cuerpos estaban en “avanzado” estado de putrefacción. Por otra parte, líder priistas se enfrascaron en una confrontación verbal con autoridades del gobierno guerrerense que encabeza Ángel Aguirre Rivero por la ejecución del legislador Moisés Villanueva. El diferendo comenzó cuando la noche del domingo, el líder estatal del PRI, Efrén Leyva Acevedo, y el coordinador de los diputados federales guerrerenses, Cuauhtémoc Salgado Romero, exigieron que se investigara al secretario de Desarrollo Social del estado, Sofio Ramírez Hernández, a quien acusaron de haber “presionado” a su correligionario. Por la mañana, Sofio Ramírez Hernández acusó a los priistas de lucrar con la muerte del diputado Villanueva de la Luz, a través de “acciones perversas”, mientras el gobernador Ángel Aguirre Rivero exigió pruebas de la acusación contra su colaborador. Más mesurado, el procurador de Justicia, Alberto López Rosas, pidió que el caso no se politice; y dijo que dependerá de la Procuraduría General de la República (PGR) la atracción o no de la investigación sobre el doble crimen. Los priistas aseguraron que el funcionario estatal “presionó políticamente" y "en diversos momentos" al diputado victimado, quien suplió a Ramírez Hernández en el Congreso de la Unión cuando éste solicitó licencia al cargo de diputado federal para incorporarse al gabinete de Aguirre Rivero en abril de este año. Al respecto, el diputado federal Cuauhtémoc Salgado señaló que en el crimen de Villanueva de la Luz, el secuestro "está descartado", porque desde el 4 de septiembre que "desapareció" su homólogo en la ciudad de Tlapa, nunca hubo una exigencia de dinero a cambio de liberarlo; también, afirmó sin aportar elementos, que este doble crimen "no fue obra del crimen organizado"; y demandó a las autoridades ministeriales que se enfoquen en la línea política para esclarecer este homicidio. Incluso, este lunes se publicó un desplegado en medios locales donde la dirigencia estatal del PRI, sus sectores, diputados locales y federales, y ediles de este partido exigen al gobierno estatal el esclarecimiento de este crimen y reprocharon la actitud del gobernador Aguirre, a quien acusan de rechazar la solicitud de una reunión que hicieron en días pasados diputados federales para hablar sobre la inseguridad que prevalece en la entidad y la desaparición de Villanueva de la Luz. También, los priistas demandaron protección para la familia del diputado asesinado y denunciaron que en Guerrero persiste un clima de inseguridad que lastima a la sociedad, y que "diversos sectores sociales" son víctimas constantes de amenazas, extorsiones y asesiantos. En respuesta, el secretario de Desarrollo Rural en la entidad, Sofio Ramirez rechazó haber presionado de cualquier forma a Villanueva de la Luz; pidió que las autoridades ministeriales investiguen entre los priistas que acudieron al festejo del diputado local del PRI, Javier Morales Prieto, el domingo 4 en Tlapa, ya que fue el último lugar en que se le vio con vida al diputado federal victimado. En conferencia de prensa, el funcionario estatal y diputado federal con licencia señaló que el PRI orquesta una campaña de "linchamiento" para desvirtuarlo y "cerrarle el paso" a sus aspiraciones políticas. Calificó la acción priista como un acto perverso que sólo busca lucrar con el dolor humano para capitalizar su interés político; y dijo que de esta forma el PRI pretende adelantar el proceso electoral de 2012. Sofio Ramírez consideró que no encuentra una lógica para explicar el crimen de su suplente, debido a que, aseguró, Moisés Villanueva era una persona "integra, tranquila y trabajadora". Por su parte, el titular de la PGJ, Alberto López, pidió al PRI que aporte elementos que se puede abrir una línea de investigación contra el secretario de Desarrollo Rural. En entrevista López Rosas señaló que hasta el momento no se puede descartar ninguna línea de investigación y confirmó que el diputado Moisés Villanueva y su chofer fueron ejecutados de un tiro en la cabeza. El gobernador Aguirre, por su parte, advirtió que no protegerá a sus colaboradores y exhortó a los priistas a que interpongan la denuncia correspondiente si tienen pruebas de sus acusaciones contra el secretario de Desarrollo Rural. Sin embargo, les pidió también que no se dejen llevar por motivaciones políticas.

Comentarios