México, uno de los países más conflictivos de Latinoamérica: Serapaz

miércoles, 21 de septiembre de 2011
MÉXICO, D. F. (apro).- La asociación civil Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz), un organismo civil de servicio a la paz y la transformación de conflictos sociales dirigido por Miguel Álvarez, manifestó su preocupación porque México ocupa el ligar 121 entre 153 países, de acuerdo con el Índice Global de Paz del Instituto para la Economía y la Paz. En un comunicado, el organismo fundado por Samuel Ruiz destacó la situación de creciente conflictividad en el país que se refleja en su bajo lugar en los índices de paz, precisamente este miércoles que se conmemora el Día Internacional de la Paz. “Los indicadores en los que México obtiene los resultados más críticos son: Acceso generalizado a armas; nivel de violencia de cada uno de los crímenes; número de homicidios por cada 100 mil personas; falta de respeto a los derechos humanos y percepción del crimen entre la sociedad. “A partir de estos indicadores, México se coloca como el segundo país más conflictivo de América Latina, solo arriba de Colombia, y sus índices de Paz están por debajo de países con menor desarrollo económico y social, sobre todo de África”, indicó. Estos resultados confirman la visión de Serapaz, cuyos miembros acompañaron al poeta y colaborador de Proceso, Javier Sicilia, en la Caravana por la Paz, de que el gobierno de Felipe Calderón equivocó la ruta para combatir al crimen organizado declarándoles la guerra. “Demuestra, también, su incapacidad para orientar los conflictos sociales hacia procesos de diálogo y mediación tendientes a evitar salidas represivas y a reconocer a los pueblos, organizaciones y comunidades como legítimos interlocutores”, expresó. Por eso, pidieron que se fortalezcan plataformas como el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad que, sustentado en el dolor y la fuerza de las víctimas, porque este modelo y estrategia militarizado y de guerra no está funcionando. “Al recoger diversos agravios y dolores acumulados, sin reconocimiento gubernamental ni vías de solución justa, esta Caravana nos expresa que así es imposible pensar en un verdadero tránsito hacia la Paz”.

Comentarios