Ligan a hijo de alcalde tabasqueño con banda de secuestradores

jueves, 22 de septiembre de 2011
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El gobernador Andrés Granier Melo confirmó que Ulises Gordillo Presenda, hijo del alcalde perredista del municipio de Cunduacán, Juan Armando Gordillo de Dios, es investigado por sus presuntos vínculos con una banda de secuestradores. El mandatario hizo referencia al caso luego de que, en dos operativos distintos, elementos del Ejército y de la Policía Federal catearon ayer la casa del alcalde perredista del municipio de Cunduacán, Juan Armando Gordillo de Dios, y detuvieron al director y subdirector de Seguridad Pública, Eliseo Alonso Chablé y José Roberto Morales Magaña, respectivamente, por supuestos nexos con la delincuencia organizada. Granier Melo relató que dos secuestradores fueron detenidos en Villahermosa cuando pretendían plagiar a una joven estudiante, y durante el interrogatorio “señalaron” a Ulises Gordillo de estar involucrado en la banda. “Ellos declararon quiénes están metidos, quiénes forman parte de su banda, y desgraciadamente gente de Cunduacán forma parte de ella”, indicó, sin embargo aclaró que el alcalde nada tiene que ver con el asunto. “Habló conmigo y le dije que tiene que tener cuidado. Yo lo considero un hombre íntegro, pero parece ser que alguien de su familia está implicado”, manifestó el mandatario en referencia a Ulises Gordillo, hijo del alcalde perredista. En pasado 11 de junio, Gordillo Presenda fue detenido en un operativo que policías y elementos del Ejército realizaron en un rancho de su padre, pero dos días después fue dejado en libertad. Sobre el operativo de ayer en Cunduacán, Gordillo de Dios confirmó esta mañana que su casa, ubicada en el centro de la ciudad, fue “allanada” por soldados y policías federales, en busca de alguna evidencia para incriminarlo a él y a su hijo Ulises Gordillo. El alcalde reprobó la acción y negó cualquier vínculo con la delincuencia organizada. Además, señaló que este es el segundo cateo realizado a su propiedad en los últimos cuatro meses, por lo que exigió a la Procuraduría General de Justicia del Estado que investigue el hecho y se deje en paz a su hijo Ulises “porque no es un maleante”. “No soy ningún delincuente, mi único delito es trabajar para el bien de mi pueblo. Soy un hombre de trabajo y no un delincuente”, añadió Gordillo. Trascendió que durante el operativo de ayer en Cunduacán, municipio ubicado a 35 kilómetros al norte de esta capital, también fueron detenidos un agente y un comandante de la corporación, así como el exdirector administrativo del trienio pasado, Arturo Zardoni Hernández, y su cuñado Manuel Sánchez Soberano, hermano del exalcalde priista Francisco Sánchez Soberano, antecesor de Juan Armando Gordillo. El operativo se extendió a otras casas y ranchos del alcalde Gordillo de Dios, con el objetivo de detenerlo junto con su jefe de escoltas y exmilitar, Edén Velázquez Aguirre, sin embargo ambos se encontraban en la ciudad de México, de donde retornaron la noche del miércoles, luego de enterarse de la acción policiaca militar en su contra.

Comentarios