Piden a Sicilia revisar caso de meseros detenidos por la muerte de su hijo

jueves, 22 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F.,  (apro).- Familiares de los seis meseros recluidos en el penal número cinco de Veracruz por su presunta responsabilidad en el asesinato de siete personas, entre ellas el hijo de Javier Sicilia exigieron hoy su liberación. En conferencia de prensa, dichas personas solicitaron al poeta que revise la causa penal 85/2011 para constatar que no existen ninguna prueba que incrimine a los trabajadores que antes de ser detenidos prestaban sus servicios en el bar Obsesión, de donde fueron levantados Juan Francisco Sicilia Ortega y sus acompañantes y posteriormente asesinados. Los cuerpos fueron abandonados en el interior de una camioneta Honda CRV con placas del estado de Guerrero, entre ellos una mujer de 44 años vecina del municipio de Temixco. Todos fueron asfixiados y se encontraban atados de pies y manos. El 25 de mayo, la Policía Federal detuvo en el estado de Veracruz a Javier El Negro Radilla, líder del cártel del Pacífico Sur en Morelos, y lo presentó como el responsable de haber ordenado la muerte de las siete personas encontradas en Temixco. Un mes después, la Procuraduría General de la República (PGR) detuvo a dos empleados del Bar “Obsesión", por su presunta relación con el secuestro y homicidio del hijo del escritor Sicilia y seis personas más, perpetrado en marzo pasado. Elementos de la Policía Federal Ministerial de la Agencia Federal de Investigación detuvieron a Feliciano Ramírez Moso y Javier Alemán Díaz, contra quienes existen imputaciones de que participaron en el sometimiento de Juan Francisco Sicilia Ortega y sus amigos para entregarlos al grupo criminal que consumó el múltiple asesinato. En un comunicado la dependencia indicó que los empleados del bar "han sido identificados por otros implicados que están arraigados como algunos de los que en dicho bar agredieron y sometieron a los siete jóvenes", para entregarlos después a Julio de Jesús El Negro Radilla y sus sicarios. Con Feliciano Ramírez y Javier Alemán suman ya 23 los indiciados vinculados a los hechos en los que fuera privado de la vida Juan Francisco Sicilia Ortega y seis personas más, de los cuales 21 están bajo arraigo. La Policía Ministerial detuvo también a las empleadas del bar Beatriz Viveros Cortés, Nathasa y Leonarda Jiménez Montoya, conocida también como Carmen o La Mamy, aunque en este caso "luego de emitir declaración, las mujeres quedaron en libertad, al no existir elementos de prueba que las implique en los hechos". Esposas y familiares de seis meseros del bar Obsesión aseguraron que éstos son inocentes y no participaron en el asesinato de siete personas, entre ellas el hijo del poeta. Recordaron que, el pasado viernes 9, intentaron sin éxito platicar con Sicilia para decirle que sus familiares son “chivos expiatorios”. A los seis se les dictó auto de formal prisión y están recluidos en el penal número cinco de Veracruz.

Comentarios