Cordero y su destape: "habrá que esperar, hay que tener paciencia"

lunes, 5 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- “Habrá que esperar” y “hay que tener paciencia para esto”, fueron las reiteradas respuestas de Ernesto Cordero a las insistentes preguntas de los reporteros sobre la fecha de su renuncia a la Secretaría de Hacienda para dedicarse a conseguir la candidatura panista a la Presidencia de la República. De cinco preguntas permitidas, cuatro pedían una definición clara del secretario de Hacienda sobre el tema. Pero no dio su brazo a torcer. En la conferencia de prensa mensual para informar sobre la evolución del empleo –en las que, como este lunes, participan también el secretario del Trabajo, Javier Lozano, y el director general del IMSS, Daniel Karam--, poco se preguntó sobre el empleo y Cordero fue el más solicitado, dada su condición de aspirante. --(Josefina) Vázquez Mota oficializará mañana su licencia a la Cámara de Diputados. ¿Usted cuándo solicitará su renuncia? –preguntó un reportero. --Bueno, habrá que esperar. --El viernes se entrega el paquete económico… --Primero resolvemos lo de Mexicana (de Aviación) –quiso jugar el secretario, y le pasó la pelota a Javier Lozano. Insistió otra reportera: --Nos interesa saber cuándo renuncia. A ver si nos da la fecha. --Repito. Tendrán que esperar un poco y tener mucha paciencia para esto. Insatisfactorias las respuestas, otra reportera fue más incisiva: --Secretario: usted nos está diciendo que habrá que esperar. ¿Le está midiendo, como se dice coloquialmente, el agua a los frijoles, para ver si sube en las encuestas? Porque Santiago Creel y Josefina Vázquez Mota están por arriba de usted. ¿Qué le contesta a aquellas voces que dicen que usted está contaminando con sus aspiraciones la integración del presupuesto para el próximo año, como el propio Creel ha señalado? Un Cordero, ya más serio, respondió: -- Hay que tener mucha claridad en los tiempos que establece la ley para arrancar el proceso electoral del año 2012. Creo que también hay que tener mucha claridad y poner en contexto que México afortunadamente es un país que ha avanzado mucho en términos de democracia, y donde un servidor público, un legislador, un gobernador, un ciudadano puede expresar y manifestar sus aspiraciones genuinas, legítimas, sus derechos como ciudadano, para poder participar en este proceso del año 2012, que es lo que en México ha sucedido, afortunadamente, o al menos en la parte del Partido Acción Nacional, “donde algunos de mis colegas y tu servidor ha manifestado nuestra intención de poder ser considerados (sic) y de salir a hacer un esfuerzo cuando lleguen los tiempos para esto”. Pero, aclaró, la decisión de cuándo es conveniente retirarse para buscar la candidatura, “depende de cada quien y depende de las responsabilidades que tenga cada quien. “En este sentido, y es una decisión muy personal también, donde cada quien tendrá que ir definiendo sus estrategias y tendrá que ir definiendo los pendientes que tienen en el encargo que se le encomendó. Y eso en buena medida determina las fechas de cada quien y, por supuesto, repito, atendiendo con mucha precisión los tiempos que establece la ley para esto”. En relación a la pregunta sobre si sus aspiraciones contaminan el presupuesto, el secretario aseguró que “de ninguna manera”. --Yo he negociado muchos presupuestos, como subsecretario, como secretario, en algunas otras responsabilidades que tenía en el pasado, y te puedo decir con absoluta certeza y con absoluta tranquilidad, que el presupuesto en México no se hace de un día para otro, y también tiene muy pocos espacios para la discrecionalidad. Es un presupuesto que tiene un marco normativo y legal; poco a poco se va construyendo el presupuesto a lo largo de los meses; (tiene) una estructura programática conocida por todos, que es el catálogo de programas a través del cual el gobierno ejecuta los programas de política pública, con evaluaciones, padrones y auditorías que son públicos. “Y también el presupuesto tiene reglas muy claras hacia dónde asignar estos recursos, de manera que hay muy poco espacio a la discrecionalidad cuando se integra un presupuesto o un paquete económico”. Seguía sin convencer el secretario. Insistió otra reportera: --Secretario, usted habla mucho de responsabilidad. ¿Cuál fue su responsabilidad al destaparse tan temprano? ¿Le ganó la pasión? ¿Quería que lo tomaran en cuenta o de qué se trató? --(De ejercer) mis derechos ciudadanos, como los tuyos y los de todos los aquí presentes: manifestar mi legítimo derecho a ser considerado y de participar el año que entra en una contienda electoral. Con esa responsabilidad, y la asumo completamente. Yo creo que estuve en mi derecho de hacerlo, creo que fue lo correcto, como lo hicieron muchos de mis compañeros, no sólo de mi partido, sino también de otros partidos. Yo creo que eso, lejos de ser algo criticable, es algo digno de reconocerse: que México está transitando en su democracia, está cada vez haciendo las cosas con una mayor transparencia, de frente a la sociedad, y yo creo que es un gran avance. Y si bien no quiso adelantar cuándo dejará de ser secretario para dedicarse de lleno a buscar la candidatura de su partido, Cordero Arroyo actuó ya como candidato y volvió a emprenderla contra el PRI. Aprovechó esta pregunta, de una reportera: --¿Cuál es el temor o qué miedo debe tener el país, o el PAN, ante el regreso del PRI a la Presidencia? ¿Qué es lo que más le preocupa a usted, como secretario de Hacienda, de que regrese el PRI al poder? --¿Qué me preocupa como secretario de Hacienda del regreso del PRI? Bueno, creo que hay que hablarlo con mucha franqueza y con mucha tranquilidad. Creo que una preocupación, que no debería de ser únicamente del secretario de Hacienda, (sino) que debería ser de todos los mexicanos, es la utilización de los recursos públicos y la estabilidad económica del país. Refirió que mientras en los gobiernos panistas ha habido responsabilidad en el manejo de la hacienda pública, “hay algunos ejemplos del nuevo PRI (que revelan) que lamentablemente han sido poco cuidadosos en el manejo de sus haciendas públicas, y eso es algo que, repito, nos debería de preocupar a todos; de que pudiera existir la tentación de manejar la economía del país como se manejó en el pasado y como se maneja la economía de algunos estados. Más allá de los intercambios con Ernesto Cordero, el dato duro que arrojó la conferencia –que convocó a casi medio centenar de reporteros, pues asisten los que cubren Hacienda, la Secretaría del Trabajo y el IMSS-- fue que en agosto se registró un aumento de 66 mil 683 empleos formales, con lo que el número de asegurados en el IMSS llegó a 15 millones 104 mil 131 trabajadores. “Un máximo histórico”, dijo Cordero. Y en lo que va del año, se han generado 492 mil 502 empleos. En el sexenio, un millón 529 mil 430 nuevos empleos “netos”, es decir, ya descontando la pérdida de empleos. En el Plan Nacional de Desarrollo se estableció como meta la creación de al menos 800 mil empleos por año. Pero las cifras oficiales, que reiteraron este lunes los secretarios y el director del IMSS, señalan que el promedio por año en la actual administración apenas rebasa los 300 mil nuevos puestos de trabajo.