Paro de clases por inseguridad en Acapulco afecta a 30 mil estudiantes

lunes, 5 de septiembre de 2011
CHILPANCINGO, Gro., (apro).- En Acapulco ya suman más de 300 planteles escolares de nivel básico cerrados y 30 mil estudiantes afectados desde la semana pasada cuando trabajadores de la educación decidieron realizar un paro laboral en protesta ante la indolencia gubernamental frente a la ola de inseguridad y violencia que persiste en este destino de playa, generada por la disputa de la plaza entre bandas del narcotráfico. La medida impulsada por al menos 5 mil docentes y personal administrativo de la región escolar Acapulco-Coyuca, pretende ampliar el paro durante esta semana, a las 550 escuelas de preescolar, primaria y secundaria que existen en la zona, informó este lunes un grupo de docentes inconformes que se encuentran concentrados en las oficinas administrativas de la sub coordinación de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), en este puerto. Lo anterior, luego de que este viernes los trabajadores de Acapulco hicieron un llamado al magisterio guerrerense a sumarse al paro laboral que comenzó en la zona conurbada del puerto como medida de protesta contra autoridades de los tres niveles de gobierno ante los efectos de la narcoviolencia que mantiene asfixiada a la sociedad en la entidad. Desde la semana pasada, los trabajadores –que piden el anonimato por temor a represalias-  han advertido que no regresarán a las aulas hasta que el gobierno garantice la seguridad de la sociedad en las zonas de Acapulco donde las bandas criminales actúan impunemente. También hicieron un llamado a la titular de la SEG, Silvia Romero, a que dialogue directamente con la base trabajadora del puerto y no envíe representantes, como ha sucedido en las dos reuniones que los docentes y personal administrativo sostuvieron la semana pasada, las cuales  han concluido sin acuerdos concretos. Desde el viernes 26 de agosto, docentes y personal administrativo comenzaron con esta protesta al suspender clases en al menos 90 planteles escolares de nivel básico en la zona conurbada de este destino de playa. La causa, los profesores han denunciado que están siendo víctimas de secuestro, amenazas de muerte y extorsión por parte de presuntos grupos criminales, que mediante panfletos les exigen la mitad de su salario a manera de cobro por “derecho de piso”. Autoridades educativas porteñas tuvieron que reconocer que el paro laboral por la narcoviolencia  hasta la semana pasada estaba afectando a un promedio de mil 500 alumnos de planteles ubicados en las colonias Renacimiento, La Venta, Las Cruces y Emiliano Zapata. Debido a que las autoridades estatales y municipales minimizaron la inconformidad de los docentes, mediante una carta abierta difundida el jueves 1 de septiembre en medios locales, los trabajadores del magisterio de la región escolar Acapulco-Coyuca exigieron al gobierno generar las condiciones necesarias de seguridad para el desempeño de la labor docente, de lo contrario advirtieron que no regresarán a las aulas. Debido a que consideran que las autoridades locales no están cumpliendo con la obligación de garantizar la seguridad pública en la entidad, y específicamente en Acapulco, llamaron al resto del magisterio guerrerense a suspender labores en los planteles a manera de protesta debido a que la situación de violencia ya es insoportable. Ante ello, hasta este lunes se informa que el paro laboral en los planteles escolares aumentó de 90 a 350 escuelas cerradas, afectando a una población escolar de más de 30 mil estudiantes, de acuerdo con la versión de los docentes porteños.  

Comentarios