Abandona el PAN a Larrazabal; le pide su licencia

martes, 6 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El Partido Acción Nacional (PAN) se deslindó hoy del alcalde de Monterrey, el panista Fernando Larrazabal, y lo emplazó a solicitar licencia mientras se esclarece la presunta corrupción que involucra además a su hermano Jonás, pero también emplazó a hacer lo mismo al gobernador priista de Nuevo León, Rodrigo Medina, para aclarar sus propias responsabilidades. “El presidente del PAN, Gustavo Madero, dijo que estas acciones contribuirán a evitar que este tema tan delicado y sensible para la sociedad siga siendo objeto de manipulación y pugna entre fuerzas políticas. El respeto a los ciudadanos en general, y especialmente a las víctimas de este ataque criminal, ameritan que estos funcionarios actúen como lo solicita el PAN”, informó este partido en un comunicado nocturno. En el comunicado, que se emitió poco antes de las 21 horas, no se menciona que Larrazabal aceptó solicitar licencia como alcalde por 30 días, como trascendió y pese a que la víspera y desde la tragedia en el Casino Royale, en cuyo incendio intencional murieron 52 personas, reiteró que seguiría en el cargo. Sin embargo, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) panista emitió un segundo boletín para desmentir que Larrazabal haya aceptado separase del cargo de manera temporal. En un hecho inusual, el documento establece también que el CEN “acordó deslindarse temporalmente de esta administración municipal mientras se desarrollan las indagaciones en torno a su hermano y el funcionario dependiente del alcalde”, refiriéndose al secretario de Desarrollo Humano y Social de Monterrey, Miguel Ángel García Domínguez, quien junto con Jonás Larrazabal negocia con el dueño de uno de los casinos. Luego de que anoche el CEN del PAN acordó solicitar a Larrazabal que pida licencia al cargo y tras una reunión de éste con Madero, la tarde de hoy, ese partido informó de ese acuerdo, “luego del escándalo que ha implicado al hermano del alcalde, el señor Jonás Larrazábal, en supuestos actos de corrupción, lo que ha generado un ambiente de desconfianza e indignación por parte de la sociedad mexicana”. El PAN también “le pide al gobernador del estado que solicite licencia para que se aclaren las eventuales responsabilidades de sus subordinados en acciones de posible corrupción e ineficiencia de los órganos de seguridad pública y protección civil de su administración”. Expone: “En estricto sentido de justicia, exige también a Rodrigo Medina que presente una licencia al cargo de gobernador del estado, a fin de que su administración se someta a una investigación para establecer hasta qué punto funcionarios de su gobierno colaboran con el crimen organizado, sustentado en el evidente apoyo que policías estatales brindaron a los criminales que cometieron el incendio de las instalaciones del Casino Royale, según averiguación realizada por la PGR y que también está soportada en videos que fueron difundidos por los medios de comunicación”. En el comunicado, el PAN asegura que el ayuntamiento de Monterrey había clausurado tanto el Casino Royale, que fue incendiado, y el Casino Red, que fue donde se filmaron los videos en los que aparecía el hermano del alcalde. “Ambas clausuras por parte del ayuntamiento, aunadas a otras similares que forman parte del programa de combate a la informalidad y la ilegalidad, han sido revertidas por orden judicial de un mismo juez de lo contencioso administrativo”, aclara el PAN. Enseguida detalla: “En medio de estos lamentables acontecimientos, se han difundido una larga serie de aseveraciones que posteriormente han sido rebatidas, entre las que destaca el hecho de que el señor Jonás Larrazabal no recibió 400 mil pesos en las escenas mostradas en un video, y de que no obtuvo pagos de tres diferentes casinos. Según afirma esta persona, recibió tres pagos de 5, 6 y 12 mil pesos (21 mil pesos en total) como pagos de venta de mercancías en un solo casino.” Y puntualiza: “En cualquier caso, el Partido Acción Nacional demanda que la autoridad estatal esclarezca con prontitud estos hechos, ya sea para que se castiguen los delitos implicados o para que se restituya la confianza en las personas y dependencias involucradas.” Madero sostuvo, según el comunicado del PAN, que los mexicanos merecen autoridades que se conduzcan con verdad, rectitud y probidad. “Sin hacer juicios a priori, y sosteniendo el principio de presunción de inocencia, las sospechas sobre eventuales actuaciones irregulares de funcionarios que pertenezcan a nuestro partido, es razón suficiente para exigir una investigación que conduzca a la verdad y la aplicación de la justicia.” Y rubricó: “Finalmente, reiteró que los panistas no tolerarán ningún tipo de impunidad por razón de parentesco o afiliación política y seguirán trabajando por un país de leyes y rendición de cuentas.”