Larrazabal ignora al PAN; consulta pública decidirá si pide o no licencia

miércoles, 7 de septiembre de 2011
MONTERREY, N.L. (apro).- El alcalde panista de Monterrey, Fernando Larrazabal, ignoró la recomendación de su dirigente nacional Gustavo Madero, quien le pidió separarse del cargo, y anunció que efectuará una consulta pública entre los regiomontanos para conocer si ellos quieren que permanezca en el puesto. El alcalde se declaró “fiel militante” del Partido Acción Nacional, pero recordó que fueron los ciudadanos de Monterrey los que lo eligieron y sólo ellos decidirán su futuro. Anunció que convocará a una sesión de Cabildo para el sábado a las 11:00 horas, tras la cual dará a conocer su postura definitiva frente a la crisis que generó, el pasado 31 de agosto, la difusión de un video y fotografías en las que se observa a su hermano Jonás recibiendo dinero en un casino, acción que ha sido considerada por la Procuraduría General de Justicia como actos de cohecho y delincuencia organizada. “Analizaré en los próximos días las acciones que mi partido me ha señalado, lo haré consultando a miembros del Ayuntamiento, de mi partido en Nuevo León y principalmente a quienes con su confianza y voto me eligieron como alcalde de esta gran ciudad. A mí me eligieron los regiomontanos, un cargo que ejerzo con orgullo, lealtad y legalidad”, dijo al leer un comunicado a las 17:10 horas. Comentó que la consulta se efectuará en los siguientes tres días con llamadas telefónicas, encuestas y “otros mecanismos”. El lunes por la noche, el CEN de Acción Nacional difundió una carta en la que le pidió al alcalde de Monterrey separarse del puesto para que fuera investigado junto con su hermano por presuntos actos de corrupción relacionados con el funcionamiento de casinos. El edil subrayó que Madero únicamente le solicitó separarse del puesto, pero no le dio una orden tajante. En la sala de Cabildo, acompañado de su esposa Eleonora Cárdenas y miembros de su gabinete, el alcalde regio urgió al gobierno estatal a acelerar las investigaciones que se siguen en torno al caso de su hermano, en el que él ha sido involucrado. Aunque fue abierta una sesión de preguntas y respuestas, el alcalde fue evasivo y se negó a dar a conocer su postura frente al abandono en el que lo ha dejado el Comité Ejecutivo Nacional de su partido a que se deslindó del Ayuntamiento regio, hasta que el alcalde deje el puesto. Tampoco respondió cuando se le preguntó por qué no aclaraba voluntariamente los malos entendidos que hay en torno al escándalo de los videos, pues no ha podido explicar por qué su secretario de Desarrollo Humano, considerado “su delfín” para la alcaldía, Miguel Ángel García, se reunió con Sergio Gil y su hermano Jonás, de acuerdo con fotos reveladas el 4 de septiembre. Durante todo el día, en el Palacio Municipal Larrazabal estuvo acompañado por unas 50 mujeres que exhibieron cartulinas con leyendas de apoyo y escandalizaron con gritos de respaldo durante la audiencia pública que tuvo. Hoy, la dirigencia del PAN estatal difundió un comunicado en el que respalda al del CEN, y pide también al presidente municipal de Monterrey y al gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, que se separen del puesto. En respuesta a estos llamados, el mandatario priista se dijo extrañado de la solicitud de los panistas. “Entiendo las presiones que deben estar sintiendo hacia el interior por los eventos que se han dado últimamente, pero de eso, a tratar de trasladarle una factura política a otro partido u otro integrante de otro partido, pues me parece forzar una situación para tratar de formar una cortina de humo. Me parece un sinsentido y ahí lo dejaría”, dijo.