Pese a operativos, se catapulta la violencia en México

miércoles, 7 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F.  (apro).- La violencia e inseguridad persistente en el país siguió en aumento, pese a todos los planes y operativos del gobierno federal, así como a las expectativas lanzadas por la Conago. En su medición del primer semestre del año, la Consultora RRS y Asociados dio a conocer que el secuestro aumentó en 22 por ciento respecto a 2010; los homicidios crecieron en 13 por ciento, en tanto el robo vehicular aumentó en 6 por ciento respecto al mismo período. RRS y Asociados es una empresa dirigida por el experto en sistemas Santiago Roel, dedicada a la implementación de sistemas de calidad total. Mediante las herramientas de esa técnica, implementó desde hace años una serie de programas relacionados con la seguridad pública, entre los que incluye el Semáforo Delictivo Nacional. Con base en solicitudes de acceso a la información y las estadísticas que los gobiernos estatales dirigen al Sistema Nacional de Seguridad Pública, RRS y Asociados integra su medición. La consultora concluye que existe una escalada nacional de los indicadores de la criminalidad de 2008 a la fecha. En el resultado correspondiente a su medición del primer semestre de 2011, el SDN refleja que, por una parte, todos los delitos patrimoniales siguen al alza, lo mismo que la violación, en tanto los delitos violentos se han radicalizado. Por ejemplo, los dos delitos que registran una reducción son las lesiones, en un 10 por ciento y, la extorsión, en un 13 por ciento. Sin embargo, explica las razones conforme a sus herramientas estadísticas. En el caso de las lesiones, “un delito típico de jóvenes”, existe una reducción significativa desde 2010, sobre la cual el SDN tiene por hipótesis que puede ser resultado de que los jóvenes ahora son reclutados por el crimen organizado y participan en los delitos de alto impacto como homicidio, secuestro y robo vehicular, que mantiene su tendencia alcista. En cuanto a la extorsión, específicamente la telefónica, la reducción tiene que ver más que con el accionar policíaco y los operativos de campo, con que las campañas de prevención han preparado a los ciudadanos para evitar convertirse en víctimas de ese delito. Sin embargo, el SDN hace la previsión sobre los delitos de lesiones y extorsión, en el sentido de que ambos presentan indicadores muy altos de cifra negra, es decir, de delitos cometidos y no denunciados, por lo que es difícil determinar la fiabilidad de la reducción pues el instrumento se basa en la estadística de denuncias. Inclusive, el incremento de robo vehicular, el aumento de la violencia se midió en un 31 por ciento, con estados de la República donde el uso de la violencia para el despojo de un vehículo, subió en 60 por ciento.