Se desmarca Calderón de la opacidad de su gobierno

miércoles, 7 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Felipe Calderón se desmarcó hoy de la opacidad que priva en su gobierno, al asegurar que “no le interesa guardar cosas en el cajón” y, menos aún, ordenar a sus colaboradores que eviten invocar la reserva o confidencialidad de la información que le soliciten los particulares. Al inaugurar la Semana Nacional de la Transparencia 2011, Calderón Hinojosa se refirió al tema luego de que la comisionada presidenta del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IFAI), Jacqueline Peschard Mariscal, calificó en su discurso como “un falso debate” la opacidad que esgrime el gobierno con el argumento de la seguridad nacional. “En fechas recientes se ha dado lo que, a mi juicio es, un falso debate. Se argumenta que la transparencia vulnera la seguridad del Estado. No podemos estar de acuerdo con esa afirmación. La seguridad del Estado no se entiende sin la seguridad de sus integrantes, y ésta se consigue mediante la acción de las instituciones, que garantizan el bienestar, y esto sólo es posible a través de la transparencia y la rendición de cuentas”, dijo Peschard. “Las instituciones que son opacas resultan, incluso, más vulnerables al poder corruptor de la delincuencia organizada”, agregó, utilizando el lenguaje que el propio Felipe Calderón ha desplegado como parte de su belicismo verbal. Calderón discrepó en principio de Peschard sobre su calificación de “falso debate”, pues el mandatario dijo que “existe un debate muy, muy importante entre los límites de la transparencia y los limites de los temas que son de seguridad nacional”. Agregó: “Creo que ese lindero hay que diseñarlo con mucha claridad. Pero coincido en el principio elemental. Como premisa general, no es cierto que la transparencia atente contra la seguridad. Al contrario, lo que atenta contra la seguridad, el interés nacional y la estabilidad del país es la opacidad y sus hijas, la corrupción y la impunidad”. En los últimos años, prácticamente en todas las sesiones que semanalmente realiza el IFAI, los comisionados han revertido declaraciones de inexistencia, de reserva y confidencialidad, acordadas en los comités de acceso a la información de las dependencias del gabinete de seguridad. Amparados en la seguridad nacional, las secretarías de Seguridad Pública, Marina, Defensa Nacional y Procuraduría General de la República niegan información a solicitantes que desean saber, por ejemplo, la cantidad de helicópteros comprados con recursos de la Iniciativa Mérida y hasta datos estadísticos de detenciones y grupos delictivos que muchas veces divulgan en sus comunicados. A repartir reclamos Como hace en todos los temas de su agenda, el presidente reorientó el debate hacia otros poderes y órdenes de gobierno, pues dijo que, respecto al gobierno federal, hay una enorme disparidad en los niveles de transparencia eficaz. Las bravatas del Ejecutivo para endilgar responsabilidades a otros poderes y órdenes de gobierno han detonado en días pasados diversas reacciones contra la administración federal, como ocurrió con las descalificaciones que ha lanzado contra el Poder Judicial, que el martes 6 refutó a Calderón. En su mensaje de hoy, Calderón sostuvo que aprovechaba la presencia de las dependencias federales relacionadas con el acceso a la información para instruirles que no invoquen casos de reserva ni litiguen contra el IFAI en automático y que, cuando lo hagan, deberán pedir autorización a la Secretaría de la Función Pública o a las áreas de Consejería… “ya veremos”. Otra de las instrucciones fue en cuanto a la transparencia en programas sociales para evitar su uso electoral. También abordó la necesidad de eliminar trámites para, finalmente, hacer un recuento de las acciones que en materia de rendición de cuentas ha implementado su gobierno. Repaso a Moreira Calderón dirigió parte de su arenga a un asunto de interés en su gobierno: el del ejercicio y subejercicio en el gasto público, un asunto que está entrampando el debate sobre el presupuesto 2012 en el Congreso, principalmente por un replanteamiento en el PRI. Y hasta se dio tiempo para darle un repaso al dirigente priista Humberto Moreira, cuyo gobierno y el del gobernador interino Jorge Torres López enfrentan acusaciones por una operación fraudulenta en la contratación de deuda: “(con las nuevas reglas de control presupuestal) se evitan escenarios en los que la discrecionalidad y la opacidad en el manejo de variables, como el gasto público y la deuda del gobierno, generen inestabilidad, crisis e indignación de los ciudadanos. “Por ejemplo, sería impensable ahora bajo las reglas de transparencia, y qué bueno que así sea, que el gobierno contrajera una deuda y reportara otra. O que simulara, precisamente, un trámite para contraer una deuda. Yo creo que eso es. Eso en el gobierno federal ya es, simple y sencillamente, imposible. “Y qué bueno que así sea, porque imaginen ustedes el trastorno que causaríamos al país si verdaderamente yo dijera que la deuda en este momento es, la total del gobierno, de 32% del PIB, y resulta que es tres o cuatro veces mayor. Simple y sencillamente sería imperdonable por parte de los mexicanos”, consideró. Las alusiones indirectas se han vuelto frecuentes en el discurso de Calderón. Apenas el lunes 5, durante el diálogo con la UNAM, hizo una expresión semejante en el sentido de que durante su gobierno no se había escapado de la cárcel ningún cabecilla criminal capturado, como sí ocurrió en el pasado, “no hace mucho”. Días antes, el expresidente Vicente Fox –en cuyo gobierno se registró la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán– había descalificado la estrategia de seguridad del actual gobierno.

Comentarios