Cae una costarricense que lideraba banda de prostitución en Mérida

jueves, 8 de septiembre de 2011
MÉRIDA, Yuc. (apro).- La costarricense Keysi Johana González Corrales, quien desde aquí operaba una red internacional de prostitución y trata de personas, en la que hace dos años se vio implicado el Instituto Nacional de Migración (INM), fue detenida por la Policía Ministerial del estado. González Corrales era buscada por la justicia estatal, federal y la Interpol desde junio de 2009. No obstante, continuó operando en esta misma ciudad hasta el pasado fin de semana en que fue detenida por la agentes de la Secretaría estatal de Seguridad Pública y entregada a la Fiscalía General (FG) del estado. Recientemente, su pareja sentimental Eduardo Antonio Aguilar López, El Pelón, fue detenido en Playa del Carmen y consignado también por el delito de trata de personas. Las operaciones de la red internacional de prostitución en la que está inmersa la detenida y la protección que funcionarios del INM le brindaba, salieron a la luz pública el 8 de junio de 2009, cuando, de manera fortuita, agentes judiciales adscritos al área de Delitos Patrimoniales que investigaban un fraude rescataron en una calle de la colonia México, una zona residencial de esta ciudad, a la costarricense Raquel Ivannia Canales Acevedo, a quien abordaron al verla llorando y descalza. La joven, de 25 años, explicó que había escapado de una casa de seguridad donde la tenían cautiva junto con otra chica, también costarricense, Yoheny Chávez Fonseca, de 22, que continuaba en el sitio. Los agentes acudieron al rescate de la otra muchacha, pero al llegar al predio otra mujer, Rosa María Casanova May, La Mamut, actualmente presa, les impidió la entrada. En ese momento los policías se percataron de la llegada de personal del INM en un vehículo oficial de la dependencia, que al ver el movimiento policiaco emprendieron la huida. Tras su rescate, las ticas denunciaron ante la autoridad que vinieron a México enganchadas, vía internet, por González Corrales para trabajar como modelos, pero al llegar fueron privadas de su libertad y obligadas a prostituirse. También involucraron al entonces delegado del INM, Hernán Vega Burgos, quien dos días después presentó su renuncia al cargo declarándose víctima de “una confabulación”. Las mujeres, que fueron regresadas de inmediato a su país, aseguraron que Keysi González las obligaba a sostener relaciones sexuales con Vega Burgos, a quien, además, le pagaba una cuota de 15 mil pesos mensuales por permitirle trabajar. Así mismo, revelaron que entre los clientes atendían a narcotraficantes. Por esos días, el entonces subprocurador de Averiguaciones Previas de la PGJ, Rafael Acosta Solís, declaró a la revista Proceso que aunque poco se sabía sobre Keysi González, había “algunos indicios” que la vinculan con las personas que decapitaron por esas fechas en la entidad. “Dicen que ella les daba prostitutas a ese grupo de sicarios que huyeron después de que decapitaron a esas personas, de eso no tenemos más”, agregó el funcionario en ese entonces. Prófuga, desde su escondite Keysi González ofreció su versión al diario Por Esto!, a donde ella se comunicó en primera instancia, y a El Universal, así como al Día, de Costa Rica y el canal 7 de ese país, que presentó un vídeo con imágenes de la mujer y hasta de los interiores de la casa donde estuvieron sus presuntas víctimas. En esas declaraciones, la presunta proxeneta negó las acusaciones en su contra y aseguró no conocer a Vega Burgos, empero vinculó al INM con su rival Gloria Carrera Domínguez, a quien acusó de controlar la prostitución en Mérida. Aseguró que no había una red internacional de prostitución y trata de blancas, y que las dos jóvenes que la inculpaban “se prostituían solitas y nadie las manejaba”. Hoy, la Fiscalía General del estado (antes Procuraduría General de Justicia) informó que la Policía Ministerial cumplimentó una orden de aprehensión, liberada por el Juzgado Séptimo Penal, en contra de González Corrales por los delitos de privación ilegal de la libertad, lenocinio y trata de personas derivados de la denuncia interpuesta por las costarricenses Yoheny Chávez Fonseca y Raquel Ivanna Canales Acevedo. La denuncia en contra de González Corrales se presentó a mediados de junio del 2009, a raíz de que las afectadas fueron liberadas de un predio, ubicado en la calle 15, entre 14 y 16 de la colonia México. En el expediente también se señala que las únicas ocasiones en las que salían del inmueble, era para ser trasladadas a hoteles, moteles o casas particulares, en donde las obligaban a sostener encuentros sexuales con los diversos clientes, para nuevamente ser trasladadas al predio en donde eran custodiadas por Rosa María Casanova May, encargada de vigilarlas, y quien en el 2009 fue detenida luego de que Raquel Canales Acevedo logró escapar del domicilio y reportar los hechos a las autoridades. Con la denuncia de las víctimas y la integración de la averiguación previa, se originó la orden de aprehensión 562/10, en contra de Keysi Johana González Corrales, quien luego de ser detenida fue remitida al Centro de Readaptación Social del estado para el proceso de ley correspondiente.  

Comentarios