Investiga Congreso de EU a la Casa Blanca por 'Rápido y Furioso'

viernes, 9 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El Congreso de Estados Unidos amplió su investigación sobre la operación “Rápido y Furioso” a tres miembros de la Casa Blanca: Kevin O'Reilly, exdirector para asuntos de Norteamérica; Dan Restrepo, asesor del presidente Barack Obama para América Latina, y Greg Gatjanis, director para asuntos antinarcóticos.   En una carta enviada al asesor de Seguridad Nacional, Tom Donilon, el senador Charles Grassley y el legislador Darrell Issa pidieron entrevistar a O'Reilly para fines de este mes y dieron como plazo el próximo miércoles 14 para que Donilon responda a esa solicitud.   “Su testimonio nos permitirá determinar el alcance de la implicación del personal de la Casa Blanca” en el operativo que permitió el trasiego ilegal de unas dos mil armas a México entre 2009 y 2010, explicaron los legisladores, de acuerdo con información publicada por la agencia EFE.   La solicitud de documentos relacionados con los tres miembros antiguos y actuales del Consejo de Seguridad Nacional se produjo después de que saliera a la luz que William Newell, un agente de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) en Phoenix (Arizona), mantuvo al tanto de la operación, con cierta regularidad, a O'Reilly.   La carta, con fecha de hoy y difundida inicialmente por la cadena televisiva CBS, pone de manifiesto que el escándalo por la fallida operación encubierta ahora se ha expandido a la Casa Blanca.   Según la misiva, Newell sabía al menos tres meses antes que uno de los compradores de armas implicados en “Rápido y Furioso”, que había comprado cerca de 700 armas de fuego mientras estaba bajo investigación de ATF, recibió cupones de alimentos.   “Cuando un chico de 22 años que recibe asistencia financiera del Estado entra a una armería y pone 12 mil dólares al contado para comprar un rifle calibre .50 con trípode, esa es una pista (incluso para nosotros) de que está involucrado en el tráfico de armas de fuego para una organización de narcotráfico mexicano”, señalaron Issa y Grassley.   “Por lo tanto está claro que el caso sobre el que se comunicaban el señor Newell y el señor O'Reilly era Rápido y Furioso”, agregaron en la carta.   Según los legisladores, varios correos electrónicos entregados al Congreso la semana pasada por el Departamento de Justicia levantan interrogantes adicionales sobre quiénes en la Casa Blanca estaban al tanto de “Rápido y Furioso”.   Los correos electrónicos entre Newell y O'Reilly indican que el exdirector para asuntos de Norteamérica del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) solicitó compartir información sobre “Rápido y Furioso” con Restrepo y Gatjanis, señala la carta.   Ante esa revelación, Issa y Grassley le pidieron a Donilon que entregue todos los documentos de los tres funcionarios que guarden relación con “Rápido y Furioso”, cualquier caso de tráfico de armas de ATF en Phoenix, y las comunicaciones con el personal de ATF en esa ciudad de Arizona.   La solicitud abarca “correos electrónicos, memorandos, informes y notas escritas a mano”, precisaron los legisladores, quienes también quieren cualquier comunicación con ATF y el Departamento de Justicia a partir de octubre de 2009.   Donilon tiene de plazo hasta el próximo 23 de septiembre para la entrega de todos los documentos requeridos.   La operación encubierta permitió el trasiego ilegal de aproximadamente dos mil armas a México entre 2009 y 2010, con el fin de rastrear a los compradores presuntamente relacionados con los cárteles del narcotráfico, sin embargo, las autoridades estadunidenses les perdieron el rastro, y varias de esas armas fueron halladas en escenas de crímenes en México.