Parte Caravana por la Paz al sur

viernes, 9 de septiembre de 2011
México D. F., (apro).- Al arrancar la caravana que se dirigirá al sur del país y con una duración de diez días, recorriendo siete estados, Javier Sicilia dijo que nuevamente es necesaria la movilización para hacer visible el dolor de las victimas y un cambio en la estrategia militar declarada por Felipe Calderón. Luego de pedir un minuto de silencio a un costado de la Catedral Metropolitana por los miles de muertos y desaparecidos, el poeta recordó que después de la muerte de su hijo, en marzo pasado, inició este movimiento por la paz, que ha dado rostro a las víctimas de la guerra. Sicilia recordó las marchas y caravanas que se han realizado en estos cinco meses exigiendo cambios a la estrategia de guerra del gobierno calderonista e insistió que el Estado debe cumplir con su deber de dar seguridad. Dijo que ahora la caravana llegará hasta Guatemala. “Vamos a abrazar los dolores del sur y a pedir perdón a los guatemaltecos por el trato que les han dado el México", dijo Sicilia. Momentos antes se reunió con los trabajadores del SME que realizan un plantón permanente en el zócalo, a quienes pidió unidad para luchar por la justicia en el país. Dijo que es tiempo de caminar juntos y les pidió a los sindicalistas que no dejen de acompañar a la caravana del sur, que tiene como objetivo visibilizar a las víctimas de la guerra contra el narcotráfico, entre ellos a los migrantes de centro y Sudamérica. Martín Esparza, líder del SME, anunció que el movimiento se unirá a la caravana y pidió a Sicilia tomarlos en cuenta como víctimas del gobierno. En el breve acto realizado en el zócalo capitalino, Esparza habló de la violencia y los despidos que hay en el país. Miguel Álvarez, de la asociación Servicios para la Paz (Serapaz), pidió que no haya represión contra el SME, que son amenazados con el desalojo para celebrar el Grito de Independencia el 15 de septiembre próximo. Por su parte, Emilio Álvarez Icaza dijo que la caravana tiene la misión de hacer visibles a las víctimas de la violencia, pero también de la pobreza y del abuso. "Queremos preguntarnos cómo nos está afectando la guerra, qué hacemos para parar la paz. Vamos a Guatemala a pedir perdón por lo que está pasando con los migrantes porque es una vergüenza el abuso" aseveró el expresidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. La caravana arrancó con la participación de 627 personas de 21 estados, así como observadores de Alemania, Estados Unidos, Italia, Ecuador y Colombia. En su primera parada en Topilejo, Sicilia asistió a la inauguración de una pequeña escuela tecnológica que se construyó una vez que el pasado mes de mayo el Movimiento para la paz realizó un acto como parte de la marcha que partió de Cuernavaca y que concluyó en el zócalo de la ciudad de México. Los habitantes del poblado reconocieron que gracias al movimiento de paz fue posible la edificación de las seis aulas donde se impartirán clases a nivel universitario a estudiantes de la localidad. El terreno fue donado por la delegación Tlalpan y los recursos son federales. Durante meses estuvieron atorados en los trámites hasta que el movimiento ciudadano hizo visible esta exigencia en el transcurso de la marcha por la paz. Sicilia destacó la importancia de dar espacios educativos a los jóvenes y no sólo un horizonte de dolor, muerte y violencia. "Se les ha arrebatado el futuro a los jóvenes, hay que rescatar la esperanza" manifestó en la breve ceremonia. La caravana seguirá en su primer día de camino hacia Iguala y Chilpancingo, Guerrero, donde realizarán actos con organizaciones de derechos humanos.

Comentarios