Amenazan normalistas con responder con balas si Aguirre vuelve a reprimirlos

jueves, 12 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Al cumplirse un mes del violento desalojo en la Autopista del Sol que derivó en la muerte de dos normalistas, estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa marcharon este día en Chilpancingo, Guerrero, para exigir castigo a los culpables del homicidio de sus compañeros, y advertir que si el gobierno de Ángel Aguirre vuelve a usar las balas para reprimirlos, responderán de la misma manera. Centenares de personas se dieron cita la tarde de hoy en el Museo de la Avispa para marchar hacia el Palacio de Gobierno donde despacha Ángel Aguirre Rivero, a quien responsabilizan de haber ordenado el desalojo en el que fueron asesinados los estudiantes Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, el pasado 12 de diciembre. Los estudiantes advirtieron que continuarán con las movilizaciones hasta que caiga el gobernador guerrerense; y advirtieron que difundirán su plan de acción por todo el país con el apoyo de organizaciones sociales. En la marcha, los normalistas contaron con el apoyo de diversas organizaciones sociales locales y nacionales, entre ellas la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), comuneros de San Salvador Atenco y del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME). Tras manifestarse frente al Palacio de Gobierno, se trasladaron a la plaza cívica Primer Congreso de Anáhuac, donde realizaron un mitin político y reiteraron su exigencia de juicio político contra Aguirre Rivero, a quien le advirtieron que si hay más balas contra su movilización, están dispuestos a responderle de la misma manera. En tanto, la Comisión de Derechos Humanos del Congreso local llamó a los normalistas a reiniciar el diálogo con el gobierno de Guerrero para buscar juntos “un gran acuerdo”, que cumpla con sus demandas y la sociedad se libre de protestas, marcha y mítines que afectan a terceros. Napoleón Astudillo, presidente de la Comisión, indicó que junto con el ómbudsman estatal, Juan Alarcón Hernández, se han ofrecido a ser interlocutores entre los normalistas y el gobierno del estado para que se reanude el diálogo que ponga fin al conflicto. Astudillo pidió a los normalistas ser cautelosos y aguardar a que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, concluya las indagatorias que lleva a cabo de “manera histórica”. “Hay que hacer un llamado a las autoridades y a los normalistas a que se sienten en una mesa de diálogo para que hablen y platiquen, y que lleguen a un acuerdo muy grande en el cual debe de estar la calma para el bien de los guerrerenses a reiniciar el diálogo, y que sea avalado por integrantes de las comisiones de derechos humanos”, dijo el diputado local. Al término de la marcha, los estudiantes normalistas anunciaron que este viernes 13 se reunirán con integrantes de la CNDH para dialogar sobre las condiciones en que se encuentra la normal de Ayotzinapa y del avance de las investigaciones que hasta ahora apuntan a que fueron los policías ministeriales los que dispararon contra los estudiantes. Al respecto, el exprocurador guerrerense, Alberto López Rosas, insistió en que fueron los policías federales y no los ministeriales los que mataron a los dos normalistas, como lo afirma la CNDH. “Yo mandé desarmada a la Policía Ministerial. La policía entra desarmada, de playera blanca y gorra, están efectivamente del lado poniente y vean a quién le están reprochando los manifestantes la caída de sus compañeros, a los federales”, insistió en entrevista radiofónica con MVS. También aseguró que las balas que mataron a los estudiantes fueron disparadas de norte a sur, desde donde se encontraban los policías federales y no de poniente a oriente, como lo afirmó la CNDH en su informe preliminar, el lunes pasado. “Me parece que no se hicieron los análisis correspondientes”, señaló López Rosas. Finalmente, López Rosas pidió que se lleve a cabo un análisis independiente del realizado por la CNDH sobre los acontecimientos del 12 de diciembre pasado.

Comentarios