Legisladores mexicanos, flojos y muy bien pagados: The Economist

viernes, 20 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- De acuerdo con el semanario financiero londinense The Economist, los legisladores mexicanos son los mejor pagados de toda América Latina después de los brasileños y también son los que trabajan menos días: sólo 195 al año. Un artículo de la versión impresa de esa publicación indica que en los últimos seis años diputados y senadores se han caracterizado por su negativa a aprobar reformas cruciales para el país, lo cual contrasta con los salarios privilegiados que perciben: 11 mil 200 dólares mensuales. “Aun cuando exista consenso, el Congreso se las ingenia para estar en desacuerdo (…) las reformas languidecen mientras los legisladores subtrabajan”, señala The Economist en su artículo titulado La siesta del Congreso, la legislatura de no hacer nada. Agrega que el rechazo a las propuestas de reformas impulsadas por el presidente Felipe Calderón y el Partido Acción Nacional (PAN), se debe en gran parte –según lo consideró el semanario– a que “los congresistas están casados con sus partidos”. También destaca: “Después de una quincena de fiestas navideñas, los mexicanos volvieron a trabajar hace dos semanas. O más bien, la mayoría de ellos lo hizo. Los 500 diputados y 128 senadores terminarán sus vacaciones en febrero”. Afirma que en el Senado “muchos legisladores del PRI tienen deudas políticas con el aspirante presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, y éste no quiere dar al PAN ninguna victoria antes de las elecciones de julio”. Y remata: “Cuando votan, lo hacen más para bloquear a los rivales que para aprobar reformas”. “El estancamiento en San Lázaro explica en parte por qué la presidencia de Felipe Calderón, que termina en diciembre, ahora se ve como pólvora mojada de seis años. Calderón ha identificado muchos de los cuellos de botella en México pero la mayoría de sus propuestas han fracasado en el Congreso. Una modesta reforma fiscal aprobada en 2007 sólo se facilitó a cambio de una ley electoral favorable a la oposición”, refiere. The Economist cita igualmente la reforma laboral, que el PRI rechazó en 2010 “para proponer una similar después, así como el retraso de 14 meses en el nombramiento de tres consejeros electorales, mientras que para elegir un ministro de la Suprema Corte de Justicia, los diputados se tardaron ‘sólo’ 15 meses”. “El futuro de México es incierto, pero sus legisladores tienen mucho tiempo para reflexionar en sus vacaciones de verano, que comienzan en abril”, señala el semanario.

Comentarios