Cambiar la estrategia contra el narco, sugiere HRW al próximo gobierno

lunes, 23 de enero de 2012
Washington (apro) – El próximo gobierno de México deberá revisar y cambiar la estrategia de combate al narcotráfico del sexenio de Felipe Calderón, porque no funciona y arroja un saldo sorprendente de muertos y violaciones de derechos humanos, encomió la organización Human Rights Watch (HRW). Al presentar su reporte anual sobre la situación de los derechos humanos en el mundo durante 2011, José Miguel Vivanco, director para la región de las Américas de HRW, indicó también que el legado y credibilidad del sexenio de Calderón dependerá de que demuestre, como argumenta, que son criminales el  90 ó 95 por ciento de los más de 47 mil muertos que ha dejado su estrategia contra el narcotráfico. “Espero que el próximo gobierno en México revise la estrategia, pareciera que no está funcionando”, declaró Vivanco en rueda de prensa. El encargado de la región de las Américas de HRW enfatizó que una tarea importante del próximo gobierno mexicano será  revisar  las herramientas de Calderón para combatir al narcotráfico. Según Vivanco “es esencial, si es preciso, seguir trabajando con el Ejército en esta materia. ¿Esta el Ejército de México en condiciones y preparado para seguir esta lucha, o es una entidad que no se subordina a la autoridad civil?”. HRW indicó que es inaceptable el número de muertos que ha dejado la lucha contra el narcotráfico en México, pero es más que el gobierno de Calderón siga solapando a la inmunidad de la que gozan los militares que a nombre del combate al crimen organizado siguen cometiendo violaciones de derechos humanos. “Las fuerzas armadas han cometido graves violaciones  de derechos humanos, como ejecuciones, torturas y desapariciones forzadas”, enfatiza el reporte anual de HRW en el capítulo de México. “Una de las principales razones por las cuales persisten los abusos por parte de militares es que la mayoría de los soldados que cometen las violaciones de los derechos humanos casi nunca responden por sus actos ante la justicia”, agrega el informe. Vivando destacó que el problema de la impunidad militares que padece México es que los soldados siguen siendo procesados por las leyes marciales y no las civiles, como lo han pedido instancias judiciales como la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Comentarios