Llegó de México la cocaína asegurada en sede de la ONU en Nueva York

jueves, 26 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La Policía de Nueva York reveló que los paquetes con droga hallados la semana pasada en la sede de Naciones Unidas (ONU) llegaron “por error” al organismo internacional, en un envío de una empresa de mensajería procedente de México. Así lo confirmó hoy a la agencia Efe un portavoz de la policía neoyorquina, quien precisó que la droga, unos 18 kilogramos de cocaína, llegó a las oficinas la ONU el lunes 16, de un envío que salió de la Ciudad de México. Detalló que la policía abrió una investigación junto con el Departamento Estadunidense Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) después de que la ONU les notificara sobre el hallazgo de varios paquetes en uno de los controles de seguridad del organismo internacional. El mismo portavoz añadió que los paquetes no tenían destinatario y que llegaron “por error” a la ONU, pues iban en una bolsa de correo similar a las que usa el organismo internacional. Por su parte, el vocero de ese organismo internacional, Martin Nesirky, confirmó que el gobierno estadunidense, la DEA y la policía neoyorquina fueron notificadas para participar en las investigaciones del caso. Explicó que los paquetes fueron interceptados dentro de las instalaciones de la ONU. Sin embargo, dijo que los paquetes no estaban dentro de alguna bolsa para uso diplomático ni de Naciones Unidas. Nesirky destacó, en un comunicado, “que ni la ONU ni nadie localizado en la sede central eran los destinatarios del envío y las bolsas no pertenecían a Naciones Unidas ni eran del correo diplomático". Aclaró que notificaron el hallazgo tanto a la policía de Nueva York como a la DEA y que también les hicieron entrega de la droga. “Podemos decir categóricamente que no se trata de una valija diplomática”, reiteró el portavoz de la ONU, quien subrayó que el envío no estaba conectado con la organización internacional. Más tarde, el subsecretario general en materia de seguridad de la ONU, Gregory Starr, dijo ante la prensa que "no hay nada que haga indicar" que las drogas estén relacionadas con alguien en Naciones Unidas. Sostuvo que los paquetes aparecieron en dos bolsas de plástico con un logotipo de Naciones Unidas que resultaron ser falsas en un aparente intento por confundirlas con una valija diplomática para que no fueran inspeccionadas.