Ayotzinapa: basan acusación contra policías en testimonio de cuatro normalistas

sábado, 28 de enero de 2012
CHILPANCINGO. Gro. (apro).- El testimonio de cuatro estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, rendido ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), es la base de la acusación de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) en contra de los dos agentes de la Policía Ministerial (PM) que están siendo procesados por el crimen de dos normalistas durante el desalojo del pasado 12 de diciembre. Los testimonios de los normalistas presentados por la PGJ acusan directamente a los inculpados de haber disparado contra los manifestantes y asesinar a los estudiantes Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús; así como las heridas de bala que sufrió el normalista Édgar David Espíritu. Al respecto, la defensa legal del jefe policiaco y el agente ministerial impugnó los testimonios de los normalistas –testigos de la PGJ– al considerar que los señalamientos se hicieron el 13 de enero, es decir, a más de un mes de ocurrido el desalojo y que los jóvenes fueron “aleccionados” por el primer visitador de la CNDH, Luis García López Guerrero, “todo en defensa de la Policía Federal”. Lo anterior durante la declaración preparatoria de los inculpados, el comandante de la PM, Rey David Cortés Flores y el agente de la misma corporación, Ismael Matadamas Salinas, que se realizó la tarde de este sábado en la rejilla de prácticas del Juzgado Primero del Ramo Penal de Primera Instancia, ubicado a un costado del penal capitalino. Entrevistado al término de la prolongada diligencia que comenzó a las 12:00 horas y culminó cuatro horas después, el comandante, Rey David Cortés insistió en señalar que son “chivos expiatorios” del gobierno que encabeza Ángel Heladio Aguirre Rivero, debido a que los dictámenes realizados por la PGR indican que tanto él y su compañero no accionaron sus armas durante los hechos violentos del 12 de diciembre. Por ello consideró que este lunes, fecha en que vence el plazo para que se defina su situación legal, el juez de primera instancia dictará auto de formal prisión para ambos, “porque es evidente que hay línea para chingarnos a toda costa y proteger a los agentes federales”, expresó. Los presuntos responsables del homicidio de los normalistas se limitaron a ratificar su declaración ante el Ministerio Público del fuero común, donde en “calidad de testigos” narraron su participación en el desalojo y negaron haber disparado contra los manifestantes. Por su parte, la defensa legal de los inculpados impugnó los testimonios de los normalistas, argumentando que éstos hicieron la imputación contra los agentes ministeriales durante la visita que hizo el visitador general de la CNDH, el pasado 13 de enero en la Normal de Ayotzinapa, y lo acusaron de haber aleccionado a los estudiantes para deslindar a los agentes federales. Los abogados defensores señalaron que existen otros testigos que contradicen la versión de la PGJ, como el del exsubsecretario de Seguridad Pública, Ramón Arriola Ibaría, quien en su declaración ministerial señaló que los agentes federales habrían disparado contra los manifestantes. También solicitaron al juez de Primera Instancia que valore los dictámenes periciales de la PGR donde se indica que los dos inculpados no dispararon y sus armas tampoco fueron accionadas. Así como valorar el dictamen pericial de la PGJ que indica que la lesión que provocó el proyectil que mató a los dos normalistas, corresponde a los calibres 7.62 x 39 milímetros y 7.62 x 51 milímetros, utilizados por los fusiles AK – 47 y G-3. Es decir, señaló la defensa, que es una prueba más de la inocencia de los inculpados, debido a que ellos durante el desalojo portaban rifles AR-15 que utilizan calibre .223 milímetros. Por ello, concluyeron argumentando que estos elementos jurídicos son “pruebas suficientes” para deslindar de estos hechos a los agentes ministeriales acusados “temerariamente” por la PGJ, acusó la defensa legal. Ayer por la noche, los dos inculpados que permanecieron arraigados 39 días fueron trasladados a la cárcel de esta ciudad, en medio de un impresionante dispositivo de seguridad y enseguida los pusieron a disposición del juez de Primera Instancia, Leoncio Molina Mercado. Esto, luego de que el jueves 26, el encargado de despacho de la PGJ, Juan Manuel Herrera Campos, consignó al Juzgado Primero de Primera Instancia, el expediente que integró en contra del jefe policiaco y el agente ministerial, y solicitó orden de aprehensión para ambos por su presunta responsabilidad en el homicidio de los dos estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa. La Procuraduría local responsabiliza a los agentes ministeriales de los delitos de homicidio calificado, tentativa de homicidio calificado y abuso de autoridad cometidos durante el desalojo violento realizado por policías federales y estatales el pasado 12 de diciembre al sur de esta capital. De esta forma, la dependencia estatal determinó que los inculpados son los únicos responsables del asesinato de los dos normalistas y de las lesiones que sufrió una más durante el desalojo. La consignación del jefe policíaco y el agente ministerial desataron protestas de los trabajadores de la PGJ, quienes durante esta semana marcharon dos veces para exigir la liberación de los inculpados en la masacre de Ayotzinapa y castigo para los agentes federales y las autoridades locales que ordenaron el trágico desalojo.

Comentarios